Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Cuentas huérfanas

El banco cobrará las comisiones de mantenimiento hasta que tenga constancia de la muerte del titular

Ante la muerte de un familiar que no deja testamento con el detalle de sus bienes, los herederos que desconocen la existencia de sus cuentas bancarias no poseen una fuente de información centralizada para recuperarlas. Sólo les quedará revisar papeles y recibos, y acceder a través de la Agencia Tributaria a la última declaración de la renta del fallecido, para luego tramitar el traspaso de esos bienes si se acreditan como legítimos herederos. De este modo, los familiares recuperarán el total del saldo tras efectuar la reclamación ante el banco. Pero las comisiones de mantenimiento se descuentan mientras no se avise de la muerte del titular, lo que puede vaciar la cuenta, sobre todo a partir de los tres años, ya que las comisiones comienzan a ser más gravosas por la falta de movimientos. Sólo para conseguir la declaración de herederos y el certificado de últimas voluntades -necesarios para consultar en la Agencia Tributaria con el fin de conocer la existencia de los bienes-, hay que esperar cerca de un mes.

Trámites a realizar en la entidad bancaria

La ley establece que si una cuenta queda “abandonada” en un banco -no registra movimientos durante un periodo largo de tiempo-, su titular o herederos están obligados a pagar los gastos y comisiones de mantenimiento, aun cuando la cuenta haya quedado en números rojos (si el titular era moroso). Por ello reviste especial importancia cancelar la cuenta lo antes posible y retirar el dinero, ya que así se tendrán menos pérdidas económicas.

Una vez identificadas las cuentas bancarias de la persona fallecida, quien tenga derecho a heredarlas debe dirigirse al banco para comunicar la muerte del titular y conocer los requisitos formales de la entidad para retirar el saldo. Esto dará como resultado que se bloquee la cuenta hasta que se presenten todos los papeles solicitados. Cada entidad tiene sus propios requisitos formales de presentación, pero lo habitual es que los documentos solicitados sean:

  • El testamento o la declaración de herederos “ab intestato”
  • La aceptación y partición de la herencia, para justificar la titularidad de cada heredero sobre los bienes.

  • El documento que acredite el pago del impuesto de sucesiones, porque la entidad bancaria es responsable subsidiario de su pago.

Una vez admitido y reconocido el trámite, el banco deberá entregar el dinero de la cuenta a los herederos.

Qué sucede con una cuenta “abandonada”

Cuando pasan tres años y una cuenta no ha registrado movimiento, los bancos le dan un tratamiento especial. La incluye en listas especiales de clientes, y le aplican las comisiones máximas de mantenimiento publicadas en el Banco de España.

Ante una cuenta abandonada por fallecimiento de su titular o por cualquier otra causa, mientras haya saldo a favor, el banco continuará devengando las comisiones. Lo habitual es que se pongan en contacto con el cliente sólo cuando el saldo es negativo. Los clientes están obligados a realizar esos pagos, si bien la práctica más común es que las entidades no insistan para que se efectúe el cobro de estas comisiones una vez realizado el primer aviso.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones