Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Declaración de la Renta 2005

Las principales novedades respecto del ejercicio anterior son las deducciones que afectan a discapacitados, a la inversión y alquiler en vivienda, y al cuidado de familiares

El 2 de mayo se abre, con carácter general, el plazo de presentación de la declaración anual del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas correspondiente al ejercicio 2005, más conocido como ‘Declaración de la renta’. Aunque hay pocas novedades respecto al año anterior, para la mayoría de ciudadanos cumplimentar la Declaración sigue siendo un ejercicio complejo que lleva su tiempo. De ahí que resulte necesario y útil tener en cuenta unos consejos antes de lanzarse a su preparación. En cualquier caso, hay que tener muy presente que el último día para su presentación es el 30 de junio en el territorio común y entre el 20 y el 30 de junio en los territorios forales, País Vasco y Navarra. Y los plazos son iguales tanto para quienes sale a devolver como a para quienes debe pagara a Hacienda.

Están obligados a presentar la Declaración?

José Ramón Chirivella, asesor jurídico y fiscal de la Gestora Bancaja, asegura que de forma general todos los contribuyentes que hayan obtenido rentas sujetas al Impuesto de la Renta de las Personas Físicas están obligados a presentar la Declaración. No obstante, la ley exime a ciertos contribuyentes de su presentación. Por ejemplo, no están obligados a presentarla las personas que se ajusten a las siguientes situaciones:

  • Quienes obtengan rendimientos del trabajo que no superen los 22.000 euros brutos anuales en el territorio común o los 18.8000 euros anuales en el País Vasco.
  • Quienes, dentro del territorio común, tengan rentas inmobiliarias imputadas de un solo inmueble, rendimientos del capital mobiliario de Letras del Tesoro y subvenciones para la adquisición de viviendas de protección oficial o de precio tasado que no superen los 1.000 euros brutos anuales.
  • Quienes obtengan rendimientos de capital mobiliario y ganancias patrimoniales sometidas a retención que no superen 1.600 euros brutos anuales, tanto en territorio común como en el País Vasco.

Además, el límite de los 22.000 euros señalado para los rendimientos del trabajo se reduce a 8.000 euros en territorio común en los siguientes casos:

  • Cuando los rendimientos del trabajo se perciben de más de un pagador y la suma de las cantidades percibidas del segundo y siguientes pagadores asciendan a más de 1.000 euros anuales.
  • Cuando los rendimientos del trabajo percibidos consistan únicamente en prestaciones pasivas (pensiones) pero su porcentaje de retención no se hubiera determinado por el procedimiento especial.
  • Cuando se perciban pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos, que no sean procedentes de los padres, por decisión judicial.
  • Cuando el pagador de los rendimientos del trabajo no está obligado a practicar retención.

“Tampoco tienen obligación de declarar los contribuyentes que obtengan exclusivamente rendimientos del trabajo, del capital, de actividades profesionales y ganancias de patrimonio con el límite conjunto de 1.000 euros brutos anuales”, añade José Ramón Chirivella.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones