Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Depositar el dinero en un banco o en varios

Conviene informarse del plazo, el riesgo, la necesidad de diversificar y la fiscalidad de cada inversión

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 28 enero de 2009
Img pilas monedas Imagen: Sophie

Apostar por un solo banco

/imgs/2008/10/huchas-cerdito.art.jpgSi un usuario se resiste a tener el dinero en varias entidades, bien porque no posee una elevada cantidad, o porque le resulte más complicado controlar la diversificación, lo mejor es conocer tanto las posibilidades que le ofrece su banco de siempre, como estudiar la oferta de otras entidades. Una vez contempladas las posibilidades, lo más productivo en el contexto económico actual, es optar por la inversión a corto plazo, porque los tipos de interés son mejores: a largo plazo la rentabilidad será de un 4%, mientras que a corto plazo se situará sobre el 5%, e incluso del 6%, según pronostica Cerezo, quien señala que en las cuentas de ahorro se ha experimentado una gran bajada en los intereses, lo que no sucedía desde 2005.

En este sentido, los bancos on line son los que suelen dar más rentabilidad aunque la tendencia es que vayan a la baja. Las ofertas que surgen suelen ser muy concretas, para nuevos clientes y nunca superan la duración de 12 meses. Como explica Cerezo, la diferencia entre un banco on line y uno tradicional es que el primero está más “industrializado”: emplea menos costes en su dedicación tanto de personas como de herramientas, ya que generalmente todo se contrata por Internet. En el caso de un banco tradicional, se tiene un servicio personal (y oficinas), lo que repercute e los costes al consumidor vía comisiones. Más allá de la diferencia entre la banca tradicional o la banca por Internet, desde ADICAE enfatizan en que el consumidor debe extremar las precauciones a la hora de contratar cualquier tipo de producto financiero: exigir toda la información detallada no sólo verbalmente sino por escrito, preguntar hasta la saciedad y, si no queda satisfecho, buscar asesoramiento neutral.

Al tener el dinero en un solo banco se minimizan gastos en comisiones y gestión, y se obtiene una mejor atención como cliente preferente

Al tener el dinero en un solo banco se minimizan los gastos en comisiones y de gestión; además, por lo general, el usuario se beneficia de una mejor atención como cliente preferente, ya que tiene el capital concentrado en una sola entidad.

Una de sus aparentes desventajas es que en el momento de viajar podría ser un “problema” contar sólo con tarjetas de un mismo banco, pero lo que realmente importa es el tipo de tarjeta, si es de débito o de crédito. Estas últimas son aceptadas en un radio geográfico internacional más amplio. También puede haber algunas diferencias en función del tipo de tarjeta de crédito: VISA, Mastercard o American Express; por ejemplo, las dos primeras tienen una más amplia aceptación. El usuario debe tener en cuenta, además, el sistema con el que opera su tarjeta: Servired, Sistema 4B, Euro 6000, puesto que el gasto en comisiones varía sensiblemente entre unos y otros.

Si se decide conservar el dinero en un solo banco hay que tener en cuenta una serie de aspectos:

  • Si se posee una entidad de confianza, conviene consultar y leer atentamente todos los productos que ofrezca.
  • Tener clara la idea de lo que se necesita, y no ir a tientas. No ceder a presiones de ofertas instantáneas, ni firmar “a la primera”.
  • Siempre preguntar: rentabilidad, si se puede disponer del dinero y a qué coste, fiscalidad, y gastos.
  • Leer la letra pequeña.
  • Si se sospecha que ocultan información, hay que acudir inmediatamente a los organismos oficiales de consumo.

Cambio de entidad

Cuando lo que se desea es cambiar de banco, el trámite es bastante sencillo. A menos que el cambio implique subrogar la hipoteca. Si se ha localizado un banco que ofrece mejores condiciones para la misma hipoteca, y se realiza el cambio, hay que calcular siempre que se deben pagar gastos de cancelación, de notaría, de gestoría y de registro. Y tener muy presente que a través de la subrogación lo que se puede variar es el tipo de interés, el plazo de amortización, o ambos. Pero, en ningún caso se podrá modificar el capital pendiente de amortizar.

En caso de querer cambiar de entidad por cuestiones relacionadas con la hipoteca, no cabe duda de que la subrogación es una opción mucho mejor que cancelar el crédito inicial y abrir una nueva hipoteca, porque se incurriría en mayores gastos.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones