Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Diciembre, Declaración de la Renta

Una vez finalizado el año ya no se podrá desgravar en la próxima Declaración de la Renta ningún gasto o inversión que no se haya realizado durante el ejercicio

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 26 diciembre de 2005

Si esperamos a que Hacienda abra el plazo para “hacer cuentas” con los contribuyentes, poco margen de maniobra nos quedará para intentar pagar lo menos posible en la Declaración de la Renta. De hecho, una vez finalizado el año, ya no se puede desgravar ningún gasto o inversión que no se haya hecho antes del 31 de diciembre. Sin embargo, si somos capaces de anticiparnos al próximo ejercicio y de seguir algunos consejos, seguramente se puede deducir alguna cantidad más. Se trata de aprovechar todas las opciones que ofrece la ley del IRPF. Por ejemplo, se puede contemplar si sale rentable suscribir un plan de pensiones, realizar aportaciones de capital a un plan suscrito anteriormente hasta el límite de desgravación y/o amortizar parte del préstamo hipotecario. Por ello, quien opta por hacer la declaración en diciembre normalmente siempre repite.

Previsión de gastos y de ingresos

Para Hacienda y todos los contribuyentes el mes de diciembre significa que se acaba el período impositivo y que llega un nuevo ejercicio tributario. “Es el momento realizar una previsión de gastos y de ingresos”, aconseja Mª José Cuñado, asesora fiscal y contable de la Consultora Serigrem de Bilbao.

La Declaración de la Renta del año todavía en curso sirve como referencia y en el caso de un trabajador por cuenta ajena no suele ser difícil realizar una estimación del dinero que va a percibir por su trabajo, asegura esta asesora. “Normalmente será suficiente con aplicar la subida del IPC al 10T -impreso que resume los ingresos anuales que aporta la empresa para la declaración y que entrega a Hacienda en febrero- del ejercicio actual”. En el apartado de las desgravaciones habrá que tratar de hacer lo mismo: contemplar los gastos que el declarante se va a poder deducir.
/imgs/2006/12/irpf1.jpg

Las circunstancias personales y/o familiares reducen las ya de por sí escasas posibilidades de desgravación mediante decisiones de gasto o de inversión, que son “lamentablemente muy pocas”, a juicio de Francisco Segarra, asesor fiscal de Alicante. “Fundamentalmente sólo vamos a poder jugar con la deducción por adquisición de la vivienda habitual, amortizando extraordinariamente cuotas del préstamo o haciendo aportaciones a una cuenta vivienda, o bien haciendo aportaciones a planes de pensiones”.

Hay que hacer números. La diferencia entre calcular ahora o esperar es importantísima. “Una vez finalizado el año, ya no podremos desgravar ningún gasto o inversión que no hayamos hecho antes del 31 de diciembre“, recuerda Segarra.

Los servicios de un asesor fiscal pueden ayudar al contribuyente a tomar las decisiones más acertadas, no obstante puede acudir también a los profesionales de las entidades bancarias “que suelen aconsejar bastante bien a sus clientes”, según Mª José Cuñado.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: Deducciones »

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones