Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

¿En qué se diferencia un banco de una caja de ahorros?

El principal rasgo que distingue a unos y otras es el fin al que van a parar sus beneficios anuales

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 7 octubre de 2008

Cuando surge la necesidad de contratar los servicios o productos de una entidad financiera, pocos son quienes basan su decisión en función de si es una caja de ahorros o un banco. Una disyuntiva que puede desaparecer en poco tiempo, ya que comienza la cuenta atrás para la conversión de cajas de ahorro en bancos, una reforma impulsada por el Banco de España de acuerdo a los efectos que este cambio tendría en los mercados de la deuda. No obstante, la realidad es que la conversión de las cajas en bancos por imposición legal está todavía en el aire, de ahí que convenga recordar cuáles son las razones de trabajar como clientes con bancos o cajas. Son las condiciones económicas, los tipos de interés y otras cuestiones los aspectos que finalmente tienen la última palabra. Pero, desde el punto de vista del consumidor, ¿qué hace diferente a una caja de ahorros de un banco? Aunque “a priori” pueda parecer que se está ante un mismo tipo de empresa -ya que las gestiones que se llevan a cabo en una u otro son muy similares- y que lo único que varía es el nombre, lo cierto es que hay distintos aspectos que diferencian a unas entidades financieras de otras, especialmente, el destino al que van a parar sus beneficios anuales.

Responsabilidad social de la empresa

La filantropía corporativa es común tanto en cajas como en bancos, ya que estos últimos suplen la inexistencia de obras sociales como tales con acciones que se encuadran dentro de las estrategias de responsabilidad social de la empresa (RSE).

Imagen: Alberto Villén

La Comisión Europea, en su Libro Verde para Fomentar un Marco Europeo para la Responsabilidad Social Empresarial, la define como un concepto a través del cual las empresas “deciden voluntariamente contribuir a lograr una sociedad mejor y un medio ambiente más limpio”. Se trata de ir más allá y no sólo de cumplir con las obligaciones jurídicas, sino de que -en este caso los bancos- integren en cada una de sus operaciones las preocupaciones sociales y medioambientales, y que a su vez sus actividades empresariales tengan repercusiones positivas sobre la sociedad. En la práctica, las empresas que aplican en su gestión la RSE suelen donar equipos, mobiliarios y otros materiales a organizaciones de carácter social, o, en función de la actividad a la que se dediquen, venden su producción a precios especiales a grupos de personas desfavorecidas. En cuanto a los bancos, una de las acciones que se reconocen como responsabilidad social empresarial es la concesión de microcréditos en países en vías de desarrollo para la financiación de diferentes proyectos.

Los bancos son entidades con ánimo de lucro y, al término del ejercicio, reparten beneficios entre sus accionistas

Ello no es óbice para la existencia de voces críticas que cuestionan el interés social real de muchas de las iniciativas que llevan a cabo. Son opiniones que tildan las acciones de las obras sociales y las de RSE de mero instrumento de marketing, cuya finalidad es rendir beneficio y reforzar la imagen de cajas y bancos.

Modelo de gestión

Otra de las cuestiones que distingue a un banco de una caja es el modelo de gestión empleado por cada uno:

  • Las cajas de ahorro, al ser sociedades sin ánimo de lucro, no tienen propietarios sino gestores. Además, no cotizan en Bolsa, por lo que no pueden ser adquiridas por capital privado.

    Las cajas están sometidas al control de la comunidad autónoma donde radica su sede social y los órganos gestores suelen elegirlo los poderes públicos. Las cajas de ahorros que operan en una comunidad autónoma sin tener su domicilio social en ella deben realizar inversiones o gastos en obra social en esa comunidad que sean proporcionalmente iguales a los recursos que captan en la zona.

  • Los bancos, por su parte, los dirige y gestiona un consejo de administración elegido por su junta de accionistas.

Además de estas cuestiones, el número de sucursales y oficinas bancarias que a escala nacional puede tener una caja de ahorros frente a las que puede llegar a tener un banco es otro de los rasgos distintivos que diferencia a ambos tipos de entidad. Está claro que la presencia que tiene una caja de ahorros en su comunidad de origen no va a ser la misma que el consumidor encuentra si la busca en otras provincias. Sin embargo, después de años de políticas de expansión, un gran número de cajas han ampliado su radio de acción y están implantadas en gran parte de la geografía española en casi igual medida que los bancos.

¿QUÉ CONVIENE MÁS?

En décadas anteriores las cajas de ahorro estaban especializadas en el ahorro familiar y en las pequeñas empresas, pero lo cierto es que hoy en día esas diferencias no son tan grandes y tanto bancos como cajas atienden al mismo perfil de cliente.

Sin embargo, el imaginario colectivo tiende a pensar que los bancos aplican mayores comisiones en sus operaciones. Desde el Banco de España afirman que el cálculo de las comisiones es responsabilidad de cada entidad financiera. No obstante, éstas están obligadas a remitir al Banco de España un folleto en el que figuren sus tarifas máximas 15 días antes de que entren en vigor para comprobar, entre otras cosas, que los cobros no se duplican por un misma gestión.

En la actualidad, tanto los bancos como las cajas de ahorros atienden al mismo perfil de cliente

Lo más acertado es comparar lo que ofrecen tanto bancos como cajas, así como las condiciones en que lo hacen, y decidirse por la entidad que más convenga a los intereses del consumidor. Conviene pensar más en las condiciones de cada organización que en su carácter de banco o de caja de ahorros.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones