Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Las Letras del Tesoro ganan atractivo

Ofrecen un interés del 4,3%, lo que supera a la mayoría de los depósitos a un año y se prevé que en las próximas subastas su interés siga subiendo

Lo dice la teoría económica: cuando los tipos de interés suben, se elevan también las rentabilidades de los principales productos financieros sin riesgo, como es el caso de las Letras del Tesoro, las obligaciones a largo plazo, las cuentas corrientes o los depósitos bancarios. En la actualidad, con la inflación controlada en el 2,3% a cierre de mayo, uno de los instrumentos que gana atractivo es precisamente la Letra del Tesoro. En su última subasta, estos activos se han emitido a un tipo de interés del 4,3%, una remuneración muy interesante que supera actualmente la que están dando, salvo excepciones contadas, algunos depósitos a un año. Se trata de una inversión sin riesgo que únicamente requiere disponer de cierta liquidez y de no necesitar el dinero en el plazo de un año, que es el periodo por el que se contratan. Eso sí, si se decide rescatar antes, la rentabilidad no será la pactada, sino que dependerá de las condiciones del mercado en el momento de la venta.

Lo más negativo

Como suele ser habitual, no todo son virtudes para las Letras del Tesoro. Uno de los inconvenientes con los que puede encontrarse el ahorrador es que todavía son pocas las entidades que ofrecen este producto a sus clientes. Por lo general, bancos y cajas de ahorros obtienen poco beneficio con la comercialización de deuda pública, de ahí que no se esfuercen en promover su suscripción. Los canales para adquirir Letras en los que el inversor puede recibir una información más exhaustiva sobre este producto se reducen prácticamente a dos: el Banco de España o el Tesoro Público ‘on-line’.

El Banco de España y sus delegaciones repartidas por todo el territorio venden las distintas modalidades de activos de deuda pública (no sólo Letras, sino también bonos y obligaciones). A través de Internet, el Tesoro Público también da la posibilidad de comprar deuda pública. No obstante, en este caso la entidad requiere contar con un certificado digital de la Fábrica de la Moneda y Timbre.

Los canales para adquirir Letras se reducen al Banco de España y el Tesoro Público ‘on-line’

Además, hay que tener en cuenta que las Letras pueden adquirirse a través de diferentes procedimientos, según se haga en el momento de la emisión o después. Si se decide realizar la compra en el momento de la emisión, se puede hacer a través del Banco de España o de intermediarios financieros. En este caso, la petición deberá realizarse al sistema de subasta establecido por el Tesoro Público para la emisión de la deuda. Si, por el contrario, se hace la compra cuando el título ya está emitido, el intermediario al que acuda el ahorrador comprará esos valores al precio de mercado en ese momento, más la comisión que cobre la entidad.

En el caso de acudir directamente al Banco de España, para comprar deuda es necesario abrir una cuenta y elegir entre los dos procedimientos posibles. La primera alternativa de compra es pagar sólo el 2% en el periodo de suscripción, normalmente hasta dos días antes de la subasta, y pagar el resto unos días después de la subasta. En este caso, se puede dar el inconvenientes de que si el ahorrador se retrasa en el pago o decide finalmente no acudir a la subasta, perderá el adelanto. La otra opción es pagar el 100% en el caso de las Letras, o el porcentaje que se especifique en la emisión de cada subasta de Bono u Obligación.

Otro aspecto que se debe considerar en la adquisición de las Letras es que para recibir la rentabilidad pactada en la subasta, el ahorrador deberá mantener su inversión en el tiempo de amortización del activo, es decir, un año. Si deseara deshacer antes su inversión y recuperar su dinero, debería acudir al mercado secundario de deuda, en el que el precio de venta será probablemente distinto. La venta en este caso puede no ser inmediata, sino que puede pasar un día o varias horas hasta conseguir deshacer la inversión.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones