Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Librarse de las comisiones bancarias

Se puede cambiar de entidad para contratar productos que no las apliquen o negociar con el banco para que exima de su pago

img_tarjeta credito 6

Cuentas, libretas de ahorro, tarjetas de crédito, seguros… En el mercado financiero conviven numerosos productos bancarios, cada año más. Y la mayoría de ellos tiene comisiones, aunque cada vez es más frecuente que se exima al usuario de su abono, un gesto que supone un gran ahorro para el cliente. Para beneficiarse de esta exención, primero hay que calcular cuánto se paga al banco por este concepto. En segundo lugar, es necesario estudiar los productos de otras entidades financieras que no las apliquen y, por último, decidir un cambio de banco o negociar con el actual para que deje de cobrarlas.

Negociar con la entidad financiera

Además de contratar productos financieros que no tengan comisiones, también cabe la posibilidad de negociar con el banco habitual para que las elimine. Esto es algo que se puede hacer y, en general, se consiguen muy buenos resultados.

La fuerte competencia que hay en el mercado bancario y el temor a perder clientes facilitan la negociación

La fuerte competencia que hay en el mercado bancario y el temor de las entidades a perder clientes facilitan la negociación para la supresión de las comisiones. Conviene seguir una serie de consejos:

  • Preparar un listado. Hay que realizar una lista con las comisiones que se pretende dejar de pagar. Así se podrá analizar con el gestor del banco (una a una) la justificación.

  • Agravios comparativos. El banco puede tener una oferta por la que no cobre comisiones a nuevos clientes, una fórmula promocional muy utilizada. Es un argumento inmejorable para exigir que eliminen las comisiones. Si se conoce a alguien que haya negociado con éxito en ese banco, se puede utilizar también como agravio comparativo.

  • Sugerir un cambio de banco. Se pueden mostrar al interlocutor las condiciones de los bancos que carecen de comisiones y solicitar que las igualen. Hay que trasladarles la intención de cambiar de entidad en caso de mantener las mismas condiciones.

  • Utilizar otros productos contratados. Si se tiene domiciliada la nómina en el banco, y se han contratado otros productos (depósitos, tarjetas, planes de pensiones, fondos de inversión…), se pueden utilizar como argumento para negociar.

    Si, a pesar de todo, la entidad no accede a eliminar las comisiones, conviene plantearse un cambio de banco. En este caso, hay que tener en cuenta que a menudo, debido a la enorme competencia, las oficinas nuevas y con menos clientes brindan las mejores condiciones. Por el contrario, las situadas en grandes urbes y en pleno centro -con numerosos usuarios-, son las menos receptivas a negociar.

Paginación dentro de este contenido


RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones