Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Los fondos garantizados, una alternativa de inversión

Los ahorradores se encuentran frente a un panorama poco alentador debido a la escasa rentabilidad que ofrecen los productos tradicionales de inversión. Una opción para asegurar el capital invertido son los fondos garantizados.

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 30 octubre de 2003
img_invertirp
Las rentabilidades ofrecidas en productos tradicionales como depósitos, imposiciones a plazo fijo, Letras del Tesoro, Bonos y Obligaciones del Estado, etc. van en consonancia con los tipos de interés oficiales. Es decir, ante un escenario de tipos de interés bajos las rentabilidades también son bajas.

Ante esta situación, el ahorrador se pregunta si le conviene arriesgar para conseguir rentabilidades más altas. La respuesta dependerá de la percepción subjetiva que del riesgo tenga cada persona. Una opción entre las muchas existentes de garantizar el capital aportado la constituyen los fondos garantizados.

.- Están pensados para los inversores con un perfil conservador, que pretenden ante todo garantizar el capital invertido para que el mismo no sufra disminución alguna.

.- Suelen garantizar una rentabilidad mínima en varios años. Ahora bien, dicha rentabilidad resulta por lo general tan exigua que ni tan siquiera alcanza la depreciación que por efectos de la inflación padece el capital. En una palabra, añadiendo al capital el factor de la inflación, la rentabilidad no existiría aunque comercialmente se venda así.

.- A veces se prometen rentabilidades superiores en atención a determinada evolución de ciertos valores de renta variable. Hay que considerar que dicha rentabilidad es tan solo posible y que en absoluto se asegura su percepción. Por ello, esta eventualidad no ha de servir exclusivamente como elemento de elección del producto.

.- Conviene fijarse en las comisiones por rescate o cancelación anticipada del producto. Se debe intentar negociar para que su importe y su duración en el tiempo sea la menor posible.

.- Si se precisa liquidez y se solicita el reembolso del capital, hay que fijarse en la comisión que posiblemente cobren y si el importe corresponde a la pactada.

Para concluir, los fondos garantizados tienen como ventaja asegurar el capital invertido y su rentabilidad mínima, también asegurada, por regla general, ni tan siquiera cubre la depreciación del capital debido a los efectos de la inflación. El resto de la rentabilidad prometida implica someterse a la evolución de ciertos mercado volátiles, es decir, a cambio de la seguridad, parte de la esa rentabilidad futura posible habrá que traspasarla a la entidad financiera.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones