Mercados emergentes americanos, inversión arriesgada

La rentabilidad de los índices argentino y brasileño destaca entre las más elevadas de los parqués internacionales, pero en los periodos bajistas las pérdidas pueden ser muy severas
Por José Ignacio Recio 21 de marzo de 2010
Img bolsa
Imagen: D'Arcy Norman

Los índices “Bovespa” y “Merval”, de Brasil y Argentina, son los más indicados para operar en los mercados iberoamericanos de renta variable. Se distinguen por las oportunidades de compra y elevada rentabilidad, además de unas perspectivas muy favorables ya que son economías en vías de expansión. Sin embargo, sus riesgos también son importantes debido a su volatilidad, una circunstancia que, en periodos bajistas, puede suponer pérdidas importantes.

Espiral alcista

Las próximas citas deportivas que se celebrarán en Brasil (Campeonato Mundial de Fútbol en 2014 y Juegos Olímpicos dos años después) revitalizarán su economía y la de las empresas que coticen en su índice de referencia, el «Bovespa». Habrá que desarrollar obras e infraestructuras de gran importancia, se calcula que la entrada de visitantes para esas fechas batirá todos los récords y el interés por parte de los inversores será mayor a medida que se acerque su celebración. Estos son algunos de los factores que pueden actuar como detonante para que su Bolsa entre en una espiral alcista durante los próximos años. Podría ser una oportunidad para numerosos inversores.

En situación parecida se halla el índice argentino «Merval». Ambos tienen un alto potencial de revalorización al ser economías en vías de expansión. Sus rentabilidades durante los últimos ejercicios son de las más elevadas de los parqués, por encima del rendimiento de las Bolsas europeas y norteamericanas. La parte negativa es que conllevan un riesgo superior al de otras plazas internacionales.

Son mercados de riesgo, volátiles y con comisiones muy elevadas por operar en ellos

Estos mercados cuentan con empresas de carácter local y otras con cierta implantación internacional. En el índice «Bovespa», se pueden seleccionar compañías como PetroBras, Itaubanco o Telemar, mientras que en el «Merval» la apuesta se centraliza en Banco Patagonia, Metrogas o Tenaris. También es posible seleccionar «blue-chips» españoles, como Banco Santander, Telefónica o Repsol.

Bolsas en positivo

No siempre es fácil invertir en estas Bolsas emergentes, ya que no todos los bancos y cajas operan con estos índices. Cuando es posible, las comisiones encarecen mucho el producto, con tarifas que doblan e incluso triplican las de los mercados nacionales.

Sin embargo, la rentabilidad que se puede obtener al posicionarse en los mercados emergentes latinoamericanos es mucho más elevada que al hacerlo en los índices europeos y estadounidense. Mientras el «Eurostoxx-50» ha caído cerca del 4% en los primeros meses del año, las Bolsas de este área geográfica sitúan sus ganancias en el 0,63% («Bovespa») y el 0,15% («Merval»). También en el ejercicio 2009 sus rentabilidades fueron superiores a las obtenidas en los parqués del viejo continente. Los inversores que hayan iniciado sus posiciones compradoras en enero del pasado año habrán incrementado sus ahorros con unas plusvalías entre el 60% y el 90%. A pesar de estos datos, conviene mantener prudencia al invertir: en los periodos bajistas, y al ser unas Bolsas muy volátiles, las pérdidas pueden ser muy severas.

Pautas para invertir con seguridad
  • Decantarse por los valores más sólidos, en especial, por los valores que tienen presencia en otras áreas económicas.

  • Depositar una cantidad mínima del capital disponible. No es conveniente que sea dinero del que dependa la evolución de la economía doméstica.

  • Contar con el asesoramiento de alguna firma financiera de solvencia que vigile la evolución de la inversión.

  • Huir de intuiciones y no cegarse con la posibilidad de obtener amplias plusvalías.

  • Disponer de las herramientas necesarias para hacer un seguimiento puntual y objetivo de la evolución de estos mercados y poder salir cuando ciertos indicios así lo aconsejen.