Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Nueva Ley de Servicios de Pago, mejoras con matices

Esta norma refuerza la seguridad de los usuarios pero fomenta la aplicación de comisiones por el pago con tarjeta, la domiciliación de recibos y las transferencias

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 3 marzo de 2010

Desde el pasado mes de diciembre los medios de pago más utilizados por los consumidores se rigen por una nueva norma. Domiciliaciones, transferencias y tarjetas de crédito y débito se regulan a través de la Ley de Servicios de Pago. Concebida para armonizar la legislación europea con la española y crear un marco jurídico común en esta materia para todos los países de la Unión Europea (UE), esta regulación implica novedades que dan un giro a las reglas tradicionales de los sistemas de pago. La principal es que abre la puerta para que las entidades bancarias cobren comisiones por conceptos que hasta la fecha eran gratuitos para los clientes. Cambia también la mecánica para efectuar las domiciliaciones bancarias. Pero todos no son inconvenientes: la nueva ley establece medidas destinadas a mejorar la seguridad de los usuarios en el empleo de estas herramientas.

Usuarios más seguros

La nueva regulación aprueba para los clientes de entidades bancarias varias mejoras en materia de seguridad:

  • Establece de forma legal que el límite de responsabilidad del usuario (en caso de robo o pérdida) por uso fraudulento de instrumentos de pago sea de 150 euros. Hasta ahora, la aplicación de este tope era sólo una recomendación de la Comisión Europea. Algunas entidades no lo aplicaban y otras sí, pero con ciertas restricciones.

  • El límite de responsabilidad afecta tanto a tarjetas de crédito y de débito como a libretas de ahorro, que hasta ahora estaban excluidas.

  • Las entidades financieras son las únicas responsables de garantizar que las tarjetas de pago, sus claves de acceso, las coordenadas para operar por Internet y cualquier otro elemento de seguridad sean accesibles sólo para su titular. Por tanto, bancos y cajas serán los responsables de los riesgos derivados del envío que no cumpla esa condición.

  • Se prohíbe que bancos y cajas envíen instrumentos de pago a sus clientes si estos no lo han solicitado, algo que hasta ahora se realizaba con asiduidad.

  • Las entidades bancarias deben disponer medios adecuados y gratuitos para comunicar la pérdida, robo o uso indebido de un instrumento de pago. Además, la nueva normativa les obliga a mantener un registro de la denuncia durante al menos 18 meses.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones