Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Ocho claves para llegar a fin de mes

Controlar los gastos y planificar el presupuesto serán determinantes para llegar en mejores condiciones a final de mes y sin los apuros habituales en estos casos

Llegar con apuros a final de mes se ha convertido en una práctica muy habitual en los hogares. No en vano, casi la mitad de los españoles no puede ahorrar más de 100 euros al mes y un 44% lo termina con serios problemas, según una encuesta de la aseguradora Genworthuns. Esto explica que buena parte de las familias tengan que contener sus gastos, reducir el consumo al máximo y, en especial, planificar unos presupuestos más ajustados a sus necesidades. Y es que no queda más remedio que cuadrar ingresos y gastos en las cuentas domésticas, a veces con cargos no regulares o inesperados. En cualquier caso, y como se recuerda en este artículo, se pueden aplicar ciertas pautas para llegar a final de mes en mejores condiciones.

No todos los hogares tienen los mismos gastos e ingresos. Pero, al menos, diseñar un presupuesto aporta una disciplina presupuestaria que sirve para que los bolsillos lleguen más saneados. Para conseguirlo, será necesario controlar y analizar todas las entradas y salidas de efectivo de las cuentas: no solo los gastos (o ingresos) fijos obligatorios, sino también los variables que se dan con frecuencia a lo largo del año. Estos consejos ayudarán a alcanzar este objetivo.

1. Planificar las cuentas

Será necesario saber cada mes los gastos e ingresos de las cuentas para ir distribuyendo el presupuesto de forma equitativa, sin llegar a pasar agobios durante los últimos días. Esta labor permitirá ajustarse con mayor facilidad a las cuentas. Para ello, se deben anotar todos los gastos (comidas, ropa, recibos domésticos, ocio, etc.), pero también los ingresos, sean regulares o esporádicos.

2. Controlar los gastos

Esta operación deberá ajustarse al saldo disponible. No hay otra solución, si de verdad se quiere llegar a final de mes. Las opciones incluyen quitar algún que otro capricho y demorar algunas compras o, quizás, aplazar los pagos de las mismas en las situaciones más urgentes. Sobrepasar el límite presupuestado originará más de un problema, al tener que necesitar de algún crédito o recurrir a los ahorros de toda la vida para tapar el déficit monetario.

3. Limitar los gastos discrecionales

Los gastos discrecionales son los que desequilibran el presupuesto mensual, al no preverse con cierta anticipación. Por lo general, provienen del ocio y el tiempo libre y son susceptibles de control. No obstante, si quedan limitados, seguro que las familias habrán hecho lo más difícil de este proceso: contener los gastos menos necesarios.

4. Prever los cargos no mensuales

Con toda probabilidad, habrá meses que se tenga que hacer un mayor esfuerzo económico que otros. Las obligaciones fiscales, impuestos locales o seguros pueden romper el presupuesto para todo el mes. Para evitar este escenario que se presenta cada año, es aconsejable que estos gastos sean planificados al principio del mismo, dividiéndolos en 12 meses, para redistribuirlos de forma equitativa.

5. Amortizando los créditos

Las cuotas de los créditos suponen un importante lastre para cuadrar las cuentas domésticas, ya que impiden destinar su cuantía a otras necesidades del hogar. En este sentido, lo más práctico consiste en ir reduciendo la deuda con los bancos y, de ser posible, finiquitar la operación en el espacio de tiempo más breve. Solo así se podrá disponer de más recursos económicos para pasar el mes.

6. Ingresos adicionales

Hay que contar con los ingresos generados en el trabajo o por el alquiler de algún bien material (pisos, garajes, etc.). Pero también hay que prever los rendimientos de los ahorros (dividendos, liquidación de intereses, etc.), ya que estos pueden suponer un alivio para las familias con mayores problemas para cuadrar su presupuesto.

7. Controlar el uso de las tarjetas de crédito

La utilización de tarjetas de crédito soluciona un problema puntual de liquidez, pero con efectos negativos para los meses posteriores, ya que habrá que devolver la cantidad con sus correspondientes intereses. Ante ello, hay que controlar todas las operaciones, sin abusar, y usándolas solo en las ocasiones en que no quede más remedio.

8. No contabilizar más gastos que ingresos

Importar esta estrategia de austeridad a las cuentas no vendrá nunca mal. ¿Cómo ponerla en marcha? Un ejemplo sirve para ilustrarlo: si se ingresan cinco euros, se pueden gastar tres o cuatro, pero nunca al revés, ya que supondría elevar el nivel de endeudamiento. Y no solo eso: gastar más de lo que se ingresa incrementa los gastos para los próximos meses, generando una espiral de cargos bancarios que limitan la capacidad para afrontar las necesidades más básicas.

Diseñar una contabilidad interna

En cualquier caso, y para que los anteriores consejos no caigan en saco roto, será necesario que las familias lleven anotados sus gastos e ingresos a través de una contabilidad doméstica, donde registren cada uno de los movimientos que afecten a su cuenta corriente, por pequeños que fuesen.

Incluso en los escenarios en donde este proceso se hace más dificultoso, habrá que pedir los recibos de las compras realizadas (supermercados, centros comerciales, restaurantes, peluquería…), para que ningún abono quede olvidado y, de esta forma, evitar un presupuesto falseado o, al menos, inexacto.

Todos los ingresos deberán detallarse, no solo los derivados por el rendimiento del trabajo, sino también de otra naturaleza: ganancias en Bolsa, premios en sorteos, deudas cobradas o, incluso, devoluciones en los recibos domésticos y hasta las chuches de los pequeños.

Nada debe estar fuera de las cuentas domésticas, como si de una empresa se tratase. Así ejercerán de antídoto ante una pésima planificación.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto