Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Productos financieros con mayor liquidez

Las cuentas a la vista y de ahorro ganan interés en estos momentos en que los ahorradores necesitan rescatar su dinero

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 28 diciembre de 2009

Con la crisis, muchos ahorradores no quieren ni oír hablar de las inversiones que se plantean con vistas al largo plazo. Ahora prima la liquidez, poder disponer del dinero en cualquier momento, sin penalización, para afrontar posibles imprevistos. Aunque los tipos de interés están bajos, todavía ganan importancia las cuentas de ahorro en el patrimonio de los ciudadanos españoles. A cierre de octubre, según datos del Banco de España, el 43% del ahorro de las familias españolas, unos 299.209 millones de euros, permanecía depositado en las denominadas cuentas a la vista, que no ofrecen remuneración o que apenas abonan intereses. La principal virtud de estos productos es que el ahorrador puede rescatar su dinero en cualquier momento, en su totalidad o de forma fraccionada, sin tener que afrontar ningún gasto. Otros productos con esta característica son los fondos de inversión (siempre que no sean garantizados) y las acciones. No obstante, aunque en estos instrumentos la liquidez está garantizada, ya que la entidad venderá las participaciones o títulos del ahorrador cuando éste lo desee, son productos de riesgo, con los que se puede perder dinero.

Depósitos con ventanas de liquidez

Los ahorradores españoles también valoran la inversión en depósitos a plazo fijo debido a su seguridad. Con un depósito tradicional nunca se pierde dinero. No obstante, no todos permiten disponer del ahorro cuando el usuario lo desee. En general, hay que buscar las denominadas “ventanas de liquidez” para poder rescatar el dinero sin tener que pagar comisiones. Son fechas concretas que fijan las entidades para que el usuario rescate su dinero sin tener que esperar al vencimiento. Si no se respetan estos días marcados por la entidad y el ahorrador quiere disponer de su ahorro en otro momento, las entidades obligan a pagar comisiones de reembolso que rondan el 3%. Los depósitos son con frecuencia productos seguros pero poco líquidos.

Fondos de inversión líquidos

Los fondos de inversión destacan por su elevada liquidez. El inversor puede dar orden de vender sus participaciones y disponer del dinero en su cuenta el mismo día o, a lo sumo, al día siguiente. Todos los fondos de inversión, salvo los garantizados, se reembolsan cuando el ahorrador lo desee sin tener que pagar comisiones.

En los productos garantizados las comisiones de cancelación que imponen las entidades a los usuarios que quieren recuperar su dinero antes de vencimiento (tienen una vida concreta, que puede oscilar entre uno y diez años) rondan el 5%. Si una persona invirtió hace seis meses 10.000 euros en un fondo garantizado que vence en mayo de 2011 y desea recuperar ahora el dinero, deberá abonar unos 500 euros para poder disponer de su ahorro.

La mayor liquidez se consigue con los fondos monetarios, que invierten en activos a muy corto plazo

Refugiar el dinero en un fondo de inversión puede ser una idea adecuada siempre que se escoja un producto de perfil de riesgo muy bajo. Es el caso de los monetarios o los de renta fija a corto plazo. Las rentabilidades que se pueden esperar, no obstante, son también muy modestas. Según datos de Inverco (Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones) a cierre de octubre, los primeros tenían una rentabilidad del 1,60% en los últimos 12 meses; los de renta fija a corto plazo acumulaban unas ganancias del 1,15% en ese mismo periodo. La remuneración no está garantizada pero, en general, su política conservadora de inversiones reduce la probabilidad de que el cliente asuma pérdidas. Este tipo de fondos preservan el capital invertido, en su mayoría, y son equiparables a los depósitos a plazo, que sí garantizan el capital.

Sin embargo, los fondos monetarios o de renta fija en comparación con los depósitos cuentan con la ventaja de una mayor liquidez: quien quiera recuperar su ahorro no debe abonar comisiones, mientras que en las imposiciones a plazo, sí. La fiscalidad de los fondos de inversión también es más ventajosa. En los depósitos hay que liquidar el pago de impuestos al vencimiento (un 18% por las ganancias generadas), pero en el mundo de los fondos de inversión se puede cambiar de producto sin tener que pasar por Hacienda. Sólo se pagan impuestos cuando el ahorrador decide recuperar su dinero, pero si lo traspasa de un fondo a otro, no tendrá que rendir cuentas a la Agencia Tributaria.

Paginación dentro de este contenido


RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones