Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Solicitar un crédito en el monte de piedad

La rapidez con la que se consigue, la flexibilidad para elegir el importe y la ausencia de avales son algunas de sus ventajas

Img joya perlas Imagen: Sarah

Nacieron hace más de cinco siglos ligados a la pobreza, a la exclusión y con el objetivo de combatir la usura. Hoy, los montes de piedad están lejos de la finalidad que representaron hace quinientos años, pero conservan su carácter social y la ausencia de ánimo de lucro. La crisis ha propiciado que resurjan mediante una actividad que había quedado relegada: la concesión de créditos cuya garantía son joyas o alhajas. La rapidez con la que se consigue el crédito, la flexibilidad al elegir el importe y la ausencia de avales adicionales son algunas de las ventajas que aportan los préstamos concedidos por los montes de piedad.

Subasta

Si el usuario no desea recuperar la prenda, ya sea porque no puede devolver el dinero o porque no le importa perderla, las joyas pasan a subastarse. El monte de piedad avisa varias veces a su cliente antes de que esto ocurra y se puede recobrar la garantía hasta el momento previo al comienzo de la subasta. Según las cifras que maneja el sector, más del 90% de los objetos que han actuado como prenda vuelven a manos de sus propietarios.

El excedente conseguido en la subasta se entrega al propietario de la prenda

Si en la subasta el monte consigue una cantidad superior a la que había prestado al cliente, el crédito queda saldado y, tras cubrir los gastos ocasionados a la entidad, ésta le entrega el resto del dinero al usuario. Si tiene una cuenta abierta en la caja de ahorros asociada, se le ingresa el dinero sobrante de la subasta, una práctica que supone una manera de fidelizar a los clientes.

Perfil del solicitante

El perfil de las personas que acuden a solicitar un crédito es muy variado, aunque a casi todas ellas les une la necesidad de contar con el dinero de manera rápida y sin tener que arriesgar su patrimonio para conseguirlo.

Si hace algunos años tenía cierta asociación con la pobreza o la necesidad, hoy este perfil ha cambiado. Cualquiera puede acudir a un monte de piedad para conseguir un préstamo. Si bien en su mayoría son mujeres -amas de casa-, también hay estudiantes, inmigrantes y ancianos entre quienes frecuentan estas instituciones de crédito. Pero estos grupos no tienen por qué tener graves problemas económicos, en ocasiones, necesitan dinero de manera puntual porque no han recibido la nómina, deben hacer un desembolso o tienen un desfase momentáneo entre gastos e ingresos.

Incluso personas con muy alto poder adquisitivo pueden solicitar un préstamo en el monte de piedad con joyas muy valiosas como garantía. Lo normal es que empleen el dinero para cerrar una transacción necesaria en un determinado momento y que no puedan esperar para conseguir el dinero.

Diferencias con otro tipo de créditos

Las diferencias con los créditos otorgados por bancos y cajas de ahorro son múltiples.

  • Por una parte, las garantías que piden las entidades son superiores. Al estudiar la viabilidad del préstamo, el banco se puede demorar bastante tiempo en el estudio de las nóminas o del patrimonio que tiene el solicitante. En los montes de piedad, el único aval que se necesita es la prenda que se pone en garantía y la concesión del préstamo es inmediata.

  • Tras el estudio, el banco puede estimar que no es muy segura la concesión del préstamo al solicitante y denegarlo. Esto es algo que no sucede en los montes de piedad.

  • La cantidad de dinero que solicita el cliente es otra de las diferencias con los bancos y cajas de ahorro, ya que en estas entidades las cantidades muy pequeñas están casi descartadas. Acudir a la oficina para solicitar un crédito de 100 euros está casi fuera de lugar. En cambio, los montes de piedad sí contemplan esta posibilidad.

  • Si el prestatario no puede devolver el dinero recibido del banco, es posible un embargo en la cuenta corriente, en la vivienda o de cualquier parte del patrimonio, ya sea presente o futuro. Los montes de piedad sólo pueden quedarse con las joyas empeñadas, con la ventaja de que el excedente conseguido en la subasta es para la persona que no ha podido pagar el préstamo. Además, este impago tampoco se acumularía en el historial bancario del cliente.

Con respecto a las empresas de créditos rápidos también hay diferencias.

  • Entre ellas destacan los intereses. Mientras que los aplicados por los montes de piedad son similares a los de bancos y cajas, o incluso inferiores, las empresas de “préstamos exprés” cobran intereses muy elevados, junto con comisiones o penalizaciones por demora que hacen que el importe que devuelve el usuario llegue a ser muy elevado. Esto no ocurre con los créditos de los montes de piedad.

  • A pesar de que estas empresas, en su publicidad, aseguran que se conceden en 24 horas tras aceptar la solicitud, lo cierto es que muchas veces ésta se rechaza y las empresas pueden tardar bastante tiempo en estudiarlas.

Si se comparan con las casas de empeño tradicionales, la ventaja de los montes de piedad es la posibilidad de recuperar el dinero tras la subasta si la pieza se vende por un precio más elevado. También es positivo para los usuarios la asociación de los montes con las cajas de ahorro, ya que a muchos clientes les puede dar más confianza por estar institucionalizadas.

En cuanto a los negocios que se dedican a la compraventa de oro, la diferencia con los montes de piedad estriba en que estos no se centran en la compraventa, sino que dan la posibilidad de recuperar la joya depositada porque ésta es sólo una garantía para la devolución del crédito. Si el interesado desea deshacerse de la joya a cambio de dinero, es preferible que acuda a los negocios de venta de oro porque conseguirá el importe que necesite sin tener que devolverlo después y se ahorrará los intereses del préstamo que aplican los montes de piedad.

Paginación dentro de este contenido


RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones