Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Tarjetas que proporcionan crédito

Las entidades fijan la cantidad de crédito para cada cliente en función de los criterios de riesgo que manejan

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 16 febrero de 2009

Herramienta de doble filo

/imgs/2009/02/visa.art.jpgCon más de 45 millones de tarjetas de crédito en circulación en España, la típica pregunta sobre si se va a pagar en efectivo o con tarjeta empieza a encontrarse “en peligro de extinción”. Y es que el mercado financiero ofrece tantos tipos de tarjetas de crédito como perfiles de cliente puede tener una entidad bancaria. Para jóvenes, y no tan jóvenes, para inmigrantes, para locos por el “shopping”, para aficionados a un determinado club de fútbol… Pero no nos engañemos, la tarjeta de crédito sigue siendo una herramienta de doble filo. Su principal atractivo se convierte al mismo tiempo en el peor enemigo que puede llegar a tener toda economía doméstica: el crédito asignado a cada una de ellas. Utilizar este tipo de tarjetas obviando que, al igual que todo dinero prestado, habrá que devolverlo, sumando además unos intereses en algunos casos leoninos, es una conducta muy poco recomendable. Del mismo modo que muy poca gente se compraría unos pantalones sin saber el precio exacto que le cobrarán, conocer el tipo de interés que la entidad aplicará sobre el dinero prestado, las cuotas máximas para devolverlo y los costes de mantenimiento de la tarjeta de crédito son las claves para hacer un uso racional de ella.

Objetivo: jóvenes y mayores

Si en algo coincide la mayoría de entidades bancarias es en ofrecer tarjetas de crédito específicas destinadas a jóvenes y a mayores. En el primer caso, quedan vinculadas a diferentes redes sociales cuyos miembros disfrutan de una serie de descuentos en determinados establecimientos -tiendas, agencias de viajes, museos…- que están adheridos a esta red. Su ventaja principal es que las cuotas de mantenimiento suelen ser significativamente más bajas que las de otras tarjetas de crédito. No obstante, hay entidades que no cobran este concepto durante el primer año, y algunas incluso no lo hacen hasta que el titular deja de ser “joven”. Porque la edad es uno de los requisitos indispensables para solicitar este tipo de tarjetas. Por norma general, se destinan a jóvenes de entre 14 y 26 años, pero algunas entidades como la BBK amplia el límite hasta los 30 con una tarjeta muy similar pero específica para aquellos que ya hayan pasado la barrera de los 26. Entre todas, destaca la Tarjeta Transparente de Caja Madrid (su nombre se lo debe al diseño en plástico transparente) que se presenta a sí misma como la tarjeta de crédito con el tipo de interés más bajo del mercado. La nada desdeñable cifra del 0,979% mensual, o lo que es lo mismo el 11,75% TAE. Se debe recordar que, para calcular lo que se va a pagar en intereses con una tarjeta de crédito, es preciso conocer su TAE. (Tasa Anual Equivalente). Indica cuánto se abonará por las demoras en el pago, y por ello incluye no sólo los intereses que deben adeudarse en caso de retraso en los pagos, sino también los gastos y las comisiones bancarias.

En la práctica, son contadas las entidades que indican tanto la TAE mensual como la anual de las tarjetas. En cualquier caso, antes de suscribir ninguna tarjeta de crédito el consumidor debe conocer ambos índices o si lo prefiere puede calcularlo él mismo. Para saber cuánto se cobra al año se debe multiplicar el tipo de interés anual por 12, ya que el tipo anual es el que realmente cuenta. En cuanto al límite de crédito, la Tarjeta Transparente de Caja Madrid concede un máximo de hasta 6.000 euros, que se pueden devolver de forma flexible pues la entidad concede a sus titulares la posibilidad de elegir la cantidad que se quiere pagar al mes, de forma que sea un instrumento de pago que se adapte a las necesidades de cada consumidor. Sin embargo, en la práctica las entidades que ofrecen este modo de pago establecen unos porcentajes máximos y mínimos de la deuda que se debe pagar mensualmente. Por tanto, la elección no es libre sino que se realiza sobre esa base.

La ventaja principal de las tarjetas de crédito destinadas a jóvenes y a mayores es que sus cuotas de mantenimiento son más bajas

El Banco Santander ofrece la Santander 20 destinada a los más jóvenes, con un interesante despliegue de seguros añadidos: seguro de accidentes en transporte público de hasta 300.000 euros, y de accidentes en la vida ordinaria de hasta 6.000 euros. Además de otra póliza multiasistencia para el hogar, que incluye reparaciones de emergencia gratuitas para fontanería, cerrajería y electricidad, y tarifas preferentes en reparaciones ordinarias.

Para los no tan jóvenes, las entidades bancarias cuentan con tarjetas que, además de proporcionar una cantidad a crédito para sus titulares, conceden numerosos descuentos de los que las personas mayores pueden beneficiarse. Así, Caixa Galicia cuenta con la Visa Dorada de Renfe destinada a quienes hayan cumplido 60 años o sean pensionistas con incapacidad formalmente declarada. Es gratuita el primer año, a partir del segundo se pagan 12 euros de cuota de mantenimiento, y con ella los viajes regionales o de cercanías en Renfe salen un 40% más baratos. Para las largas distancias (incluido el AVE) el descuento es del 25% si se viaja durante el fin de semana y del 40% el resto de días. La BBK ofrece también la tarjeta BBK55, que se puede contratar a partir de los 55 años. Además de facilitar un crédito, cuya cuantía decide la propia entidad bancaria, pone a disposición de sus titulares una oferta de actividades muy amplía: desde cursos de Internet hasta ofertas en spas y viajes. El precio de todas ellas es considerablemente inferior al del mercado. Al igual que su cuota de mantenimiento: 15 euros para la tarjeta principal y de coste cero para las adicionales.

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones