Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Tributación de las dietas

Las dietas de transporte, comida y alojamiento no tributan, siempre que no excedan unos límites marcados en la Ley del IRPF

Dietas de manutención y alojamiento

/imgs/2008/05/habitacion-hotel.articulo.jpg

Al igual que las dietas por transporte, las cantidades que abonan las empresas para compensar gastos de manutención y alojamiento cuando sus empleados trabajan en un lugar fuera de su residencia habitual también están exentas de tributación. En este apartado, se incluyen las dietas para cubrir gastos en restaurantes, hoteles, hostales, paradores o demás establecimientos de hostelería, siempre que se abonen en un municipio distinto del lugar del trabajo habitual del perceptor y del que constituya su residencia.

También en este caso existen unos límites que los contribuyentes deben tener en cuenta para saber si tienen o no que declarar por las dietas recibidas:

  • Cuando el trabajador no tenga que pernoctar en un municipio distinto de su lugar de trabajo y residencia, las asignaciones para gastos de manutención exentas de tributación no deberán superar los 26,67 euros si el desplazamiento se realiza dentro del territorio español, o de 48,08 euros si el viaje tiene como destino algún país extranjero.

  • Cuando el trabajador haya pernoctado en un municipio distinto del lugar de trabajo habitual y del que constituya su residencia, las dietas exentas de tributación deberán estar dentro de los siguientes límites:

    1. Por gastos de manutención, los empleados pueden recibir hasta 53,34 euros diarios si se han desplazado dentro del territorio español, o 91,35 euros diarios si sus viajes corresponden a desplazamientos a territorio extranjero. Siempre que no se superen estos límites, no habrá que declarar estos pagos en concepto de dietas ante Hacienda.

    2. Además, están exentos los gastos de estancia en los importes que se justifiquen (en este caso no hay límite, pero la empresa deberá requerir una factura o documento acreditativo del gasto. Es decir, los gastos de alojamiento no tienen tope máximo). No tributan cualquiera que sea la cantidad pagada, pero debe justificarse esa cantidad mediante una factura del hotel o establecimiento en el que se pernoctó. En cualquier caso, el pagador deberá acreditar el día y lugar del desplazamiento, así como su razón o motivo.

Para que los importes abonados puedan estar exentos, el desplazamiento y permanencia del trabajador en el mismo municipio no puede ser por un período continuado superior a nueve meses. A efectos del cómputo, no se descuenta el tiempo de vacaciones, enfermedad u otras circunstancias que no impliquen alteración del destino.

Las cantidades que excedan las mencionadas, tanto si las perciben funcionarios públicos españoles como empleados de empresas, sí que deberán declararse ante Hacienda, aunque pueda justificarse su gasto. Además, también deben tributar las dietas que perciban los trabajadores que estén desplazados de su puesto de trabajo en alguna ciudad de España distinta a la de su trabajo habitual por un período continuado superior a nueve meses. En todos estos supuestos en los que sí hay que declarar las dietas, deberán computarse en la Declaración de la Renta como rendimientos íntegros de trabajo.

Dietas por cambio de lugar de trabajo

También están exentas de pasar por el fisco las dietas que reciban los trabajadores cuando la empresa les obliga a trasladar su puesto de trabajo a un municipio distinto, lo que implicaría un cambio de domicilio. En este caso, las dietas pueden incluir gastos de locomoción y manutención del contribuyente y de sus familiares, y gastos de traslado de su mobiliario y enseres.

Los candidatos a jurado, los jurados titulares y suplentes, y los miembros de las mesas electorales no deben declarar las dietas que perciban por su colaboración

Tampoco deben tributar las dietas que perciben los candidatos a jurado ni los jurados titulares y suplentes, como consecuencia del cumplimiento de sus funciones, ni los miembros de las mesas electorales. Por ejemplo, todos aquellos contribuyentes que hayan formado parte de una mesa electoral en las últimas elecciones generales del mes de marzo, no deberán declarar los 50 euros que recibieron como dieta por su participación, en su próxima Renta (la correspondiente a 2008, que se presentará en mayo-junio de 2009).

Las dietas que reciban los trabajadores españoles trasladados al extranjero tampoco deben declararse. Esta es una novedad relativamente reciente, ya que en el régimen aplicable hasta 1998, si se permanecía en el extranjero más de 183 días, las dietas no estaban exentas de tributación.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones