Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Último trimestre, la esperanza bursátil

Es habitual que en los tres últimos meses del año la Bolsa registre notables subidas que permiten a los inversores rentabilizar sus ahorros

Img inversion Imagen: sanja gjenero

El “rally navideño” es la esperanza de cientos de pequeños y medianos inversores. Pero si todos los ejercicios se espera la llegada de esta etapa de revalorización bursátil, este año aún más: el Ibex-35 ha cerrado los primeros nueves meses de 2010 con pérdidas cercanas al 15%. Debido a la complejidad de la situación, conviene decantarse de cara a estos tres meses por una inversión conservadora y selectiva, sin descartar los mercados de divisas, materias primas o metales preciosos.

Trimestre final: plusvalías casi aseguradas

Pequeños y medianos inversores esperan cada año la llegada del último trimestre bursátil con la esperanza de obtener mayor rentabilidad para sus ahorros. La razón estriba en que esta etapa se caracteriza por el denominado "rally navideño", el momento en que se revalorizan las acciones y son frecuentes subidas notables. Este año, el trimestre final puede ser el colofón para un ejercicio bursátil incierto que no ha destacado por la bonanza, ya que su índice de referencia, el Ibex-35, ha cerrado los primeros nueve meses con pérdidas cercanas al 15%.

Analistas e inversores experimentados estiman que es el momento idóneo para comprar y obtener beneficios

La renta variable española ha desarrollado el peor comportamiento en el área occidental. Otros mercados europeos han tenido una suerte desigual: desde el avance superior al 3% del Dax germano, a la inflexión mayor del 7% del CAC-40 francés, sin perder de vista el FTSE-100 de Londres, que se ha mantenido casi plano. Al otro lado del Atlántico, la evolución ha sido similar a la europea, con los mercados Dow Jones y Nasdaq-100 planos en su cotización. A tenor de los resultados de la Bolsa española, analistas e inversores experimentados esperan que el final del año implique un mejor comportamiento de los mercados bursátiles. Por ello, estiman que es un buen momento para comprar y terminar el ejercicio con beneficios.

La estrategia

Si bien el último trimestre del año se estima como idóneo para comprar, hay que invertir con las máximas garantías posibles. Por ello, conviene seguir una estrategia:

  • Ser selectivo al elaborar la cartera de valores: no hacer compras en empresas que carezcan de minuciosos análisis técnicos y fundamentales, sino decantarse por valores sólidos que tengan un notable potencial de revalorización y cuyas expectativas de crecimiento estén intactas para los próximos años.

  • Inclinarse por los "pesos pesados" de la Bolsa española, que serán quienes lideren, con toda probabilidad, las subidas en los últimos tres meses. Entre ellos destacan Santander, BBVA, Endesa, Iberdrola o Telefónica, que además cuentan con el aliciente del reparto de dividendos que harán efectivo a sus accionistas en los próximos meses de diciembre y enero, entre un 4% y un 8% de rentabilidad anual.

  • Debido a la debilidad de la renta variable nacional, la inversión tendría que ser más limitada y sólo destinar los ahorros que no se vayan a necesitar en los próximos meses.

  • Los inversores más arriesgados pueden elaborar una cartera de valores diversificada.

  • Los ahorradores defensivos se pueden inclinar por algún fondo de inversión a corto plazo y referenciado a los índices de la renta variable europea.

  • Es posible apostar por las divisas. Las opciones son muy amplias: francos suizos, libras esterlinas, dólares norteamericanos o yenes japoneses. Aunque conviene saber que para entrar en este mercado de inversión hay que ser experimentado, ya que para su elección deben valorarse datos macroeconómicos de la relevancia del Producto Interior Bruto, la confianza de los empresarios o de los consumidores, la inflación, las exportaciones e importaciones...

    No obstante, es posible acceder a estos mercados a través de los productos de los bancos, cajas de ahorro e intermediarios financieros. Las variantes para este último trimestre pueden ser de toda índole: la apreciación del euro podría limitarse por la demanda de dólares, lo que supondría una toma de posiciones en esta última divisa. La revisión al alza del PIB de Japón podría ser el punto de partida para decantarse por el yen, mientras que la economía suiza puede convertirse en refugio ante cualquier mal dato de las principales potencias económicas internacionales y optar, por tanto, por el franco suizo.

  • Una inversión innovadora de los mercados financieros para este periodo pueden ser las opciones binarias: inversión sobre precios de futuros, que predicen si subirán o bajarán. El ahorrador no compra la acción en sí, sino el derecho a cobrar determinada cantidad si, al vencimiento, se cumple la condición de que la acción suba o baje con respecto al precio de la misma al realizarse la compra. Se pueden negociar opciones binarias en casi todo tipo de activos, tanto acciones como índices bursátiles, divisas extranjeras o materias primas (oro, plata, petróleo...).

  • Se puede optar por el traspaso de un fondo de inversión o plan de pensiones a otra entidad. Las ofertas de bancos y cajas para captar clientes posibilitan a los usuarios recibir un dinero extra de cara a finales de año: abonan el 1% o 2% bruto del importe traspasado de ambos productos (aplican una bonificación máxima por cliente de entre 1.000 y 2.000 euros).

LAS CAUSAS DEL RALLY DE NAVIDAD

No son pocos los inversores que se preguntan a qué se deben las subidas de los últimos meses de cada ejercicio. Las revalorizaciones siguen una lógica: suben más los valores que mejor comportamiento han desarrollado durante el año y los “blue chips”. Los gestores de fondos de inversión y planes de pensiones los quieren al cierre del año en su cartera los valores y, por tanto, sus compras son masivas, con el consiguiente incremento de sus precios.

Otra de las explicaciones a este fenómeno bursátil estriba en las aportaciones adicionales a los planes de pensiones, de manera habitual, durante estas fechas. Son el subyacente de muchos valores que cotizan en la renta variable. Tampoco se puede descartar un ligero “efecto maquillaje” que intenta corregir las cotizaciones de cara al nuevo ejercicio bursátil.

No obstante, a pesar de que lo habitual es que en el último trimestre las acciones se revaloricen, en algunos ejercicios no ocurre así. Basta recordar el año 2007, cuyo tercer trimestre fue nefasto para los inversores que depositaron su dinero en la renta variable española.

Etiquetas:

bancos bolsa invertir

RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones