Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Utilizar cheques

El cada vez menor uso de los cheques tiene explicación: las comisiones que cobran bancos y cajas al recibirlos, y la sensación de inseguridad que genera su uso

Img cheque Imagen: Arjun Kartha

Pagar por cobrar

Uno de los principales motivos de que los consumidores no usen cheques en pagos de pequeño importe son los costos que implica cobrar un cheque. Los porcentajes que las entidades aplican a modo de comisión provocan que este medio de pago sea cada vez menos atractivo. Actualmente, el gasto que supone oscila entre el 0,26% al 0,33% del total del importe, dependiendo de que la entidad en la que se deba presentar para su cobro se encuentre en la misma ciudad o en otra diferente.

Un inconveniente más de los cheques, y de suma importancia, es que no siempre que se recibe un cheque se puede estar seguro de que se cobrará. Pero no sólo eso: en caso de devolución, los costes que debe pagar quien presenta el cheque varían entre 2% y el 3% de la suma, por lo general con un mínimo de 9,2 euros. La devolución se produce cuando el cheque no se paga o se paga en parte por falta de fondos en la cuenta de quien los emitió, lo que genera unos gastos de gestión en la entidad bancaria que debe asumir el beneficiario.


Cuando un cheque no se paga o se hace sólo en parte, los gastos de gestión realizados por la entidad bancaria debe pagarlos el beneficiario

Las cámaras de comercio ya advierten sobre la gran cantidad de cheques sin fondo como el principal motivo del desuso de este medio de pago. En España la ley no penaliza de ninguna manera a quien emite un talón sin fondos, “lo que si sucede en países como Francia, donde la presencia del cheque en las operaciones es mayor”, según la cámara guipuzcoana. De hecho el país galo es el tercero, tras Malta y Chipre, en el empleo del cheque como instrumento de pago, según las estadísticas del Banco Central Europeo (BCE).

Los usuarios los consideran un medio de pago de alto riesgo, ante la posibilidad de ser víctima de fraudes por el uso de cheques sin fondos, las falsificaciones, robos o mal uso de chequeras extraviadas…

Para ofrecer mayor seguridad, existen los llamados “cheques conformados”, que brindan más credibilidad y solidez como medio de pago, pero conllevan un coste extra para quien libra el cheque. Se cobra cuando quien lo emite solicita a la entidad (normalmente por petición del beneficiario) que garantice la existencia de fondos. Suele ser un porcentaje del importe, con un mínimo por operación.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones