Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Hacienda descarta subir el límite de deducción por las aportaciones a los planes de pensiones

El nuevo secretario de Estado advierte de que los instrumentos de ahorro son uno de los elementos intocables

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 17 marzo de 2006
El proyecto de reforma fiscal que el Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes tiene ya marcadas sus líneas maestras, con lo que sólo cabe introducirle algunos "ajustes" durante su paso por el Congreso y el Senado, según dijo ayer Carlos Ocaña en su primera intervención pública como nuevo secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos. El sustituto de Miguel Ángel Fernández Ordóñez hizo especial hincapié en que el igual trato para todos los instrumentos de ahorro es uno de los elementos intocables.

Ocaña aventuró que el tipo único del 18% para estos productos será muy positivo para la economía y el sistema financiero. Pese a las críticas que ha recibido la medida, afirmó que existe un gran consenso técnico que la respalda y estimó que no hay ningún "argumento de peso" contra ella. El sistema actual, a su juicio, es poco transparente y sufre distorsiones. Así, criticó que posibilita que las instituciones financieras mantengan "cautivas" ciertas inversiones por motivos fiscales, en lugar de decidir sobre ellas por razones puramente financieras.

10.000 euros, máximo deducible

El responsable de Hacienda se mostró contrario a elevar el límite máximo de aportaciones deducibles a los planes de pensiones. La reforma lo ha fijado en 8.000 euros, si bien los mayores de 50 años podrán alcanzar los 10.000. Además, destacó que el objetivo del Gobierno era hacer una reforma que supusiera un "cambio ordenado y tranquilo" en fiscalidad, "sin un goteo" de pequeñas modificaciones, con el fin de tener "mayor seguridad jurídica y menor litigiosidad".

Ocaña realizó estas consideraciones durante unas jornadas organizadas por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), en las que también estuvo presente el responsable económico de CiU en el Congreso, Josep Lluis Sánchez-Llibre, grupo con el que el Gobierno espera sacar adelante la reforma fiscal.

El Gobierno sólo aceptará cambios menores en el trámite parlamentario de la reforma fiscal

Los nacionalistas catalanes centran sus exigencias en el impuesto de la renta, ya que en el de sociedades hay grandes desacuerdos. Pretenden aumentar las deducciones por tercer y cuarto hijo por encima de los 3.600 y 4.100 euros que plantea Hacienda, para ayudar a las familias numerosas. Quieren, además, que se introduzca algún incentivo para favorecer el acceso a la vivienda de los menores de 35 años, y que se mejore el tratamiento de los productos ligados a la dependencia severa y de los seguros de vida.

Adaptación a los cambios

En el seminario de APD también intervinieron el portavoz de Economía del PSOE en el Congreso, Ricard Torres; el secretario de Economía y Empleo del PP, Alvaro Nadal; el portavoz de CiU en la Comisión de Economía del Congreso, Josep Sánchez-Llibre; el asesor jurídico de la Asociación Española de Banca (AEB) Francisco Uría; la presidenta de UNESPA, Pilar González de Frutos, y el presidente de INVERCO, Mariano Rabadán.

Uría se quejó de que las continuas reformas fiscales acarrean "costes muy elevados" a las entidades financieras, que deben modificar sus "aplicaciones informáticas y procesos internos" para adaptarse a los cambios y señaló que "debería realizarse una reflexión" sobre los costes indirectos de las reformas fiscales.

También insistió en que las reformas fiscales perjudican el ahorro a largo plazo, que "necesita una capacidad de previsión social a largo plazo y que obviamente no se produce con este cuadro de reformas fiscales en los últimos años".

González de Frutos reclamó que los futuros seguros de dependencia tengan un trato específico en la próxima reforma del IRPF y cuenten con unas deducciones fiscales de 4.000 euros anuales, independientemente de las desgravaciones concedidas a los planes y fondos de pensiones. Además, aseguró que el tratamiento de los seguros de dependencia en la reforma es "raquítico y malo", por lo que espera "que se evolucione mucho" en la tramitación parlamentaria.

En cuanto a los seguros de vida, la presidenta de UNESPA calificó de "claramente insuficiente" el trato que reciben estos productos en la reforma fiscal, que deberían ser "especialmente protegidos" porque "son los mejores" para complementar la prestación pública de jubilación.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones