Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Intento de fraude masivo con la imagen de Hacienda

El Ministerio de Economía y Hacienda recuerda que no solicita información confidencial por correo electrónico

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 15 julio de 2009
El Ministerio de Economía y Hacienda detectó ayer un importante envío de comunicaciones por correo electrónico en el que se utiliza fraudulentamente su nombre y su imagen. Los mensajes aportan, incluso, un número de teléfono que sí corresponde al departamento dirigido por Elena Salgado, que ha alertado de que 'e-mail', en realidad, buscan una serie de datos bancarios de los destinatarios.

El correo incorpora un cuestionario en el que se requieren -junto al nombre y la dirección- datos como el número de tarjeta, la fecha de expiración y el número de verificación de la misma. Todo un oasis de información para las bandas de falsificadores.

Economía ha explicado que ha tomado ya, a través de la Agencia Tributaria, «todas las medidas necesarias para perseguir este intento de fraude».

Al tiempo, el Ministerio recuerda que la mejor medida es la prevención de los usuarios ante comunicaciones sospechosas que incluyan la petición de datos bancarios. «Ni el Ministerio de Economía y Hacienda ni la Agencia Tributaria solicitan información confidencial, ni números de cuenta, ni de tarjetas de crédito a los contribuyentes por correo electrónico», ha señalado el gabinete de la vicepresidenta segunda.

El aviso coincide con otro similar lanzado por el Banco de España. La institución presidida por Miguel Ángel Fernández Ordóñez explicó que empresas y particulares están recibiendo ofertas de préstamos por parte de entidades radicadas en países remotos, en condiciones mucho más favorables que las actualmente existentes en el mercado.

Propuestas que esconden sangrantes fraudes, generados por «bancos fantasmas», afirma el órgano emisor, que carecen incluso de permiso para operar en el lugar donde aseguran tener su sede.

En los casos detectados, el cliente debe adelantar una cantidad en concepto de comisiones, gastos de envío y tramitación, o enviar fondos a una cuenta. Obviamente, los créditos no se materializan nunca y el dinero adelantado se pierde.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones