Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

La Agencia Tributaria prepara un número de identificación fiscal para niños y extranjeros

Justifica esta medida en la necesidad de mejorar la información que tiene de los contribuyentes

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 23 febrero de 2006
La Agencia Tributaria prepara un número de identificación fiscal (NIF) para niños y extranjeros, con el que quiere controlar cualquier operación financiera en la que intervengan éstos a la vista de su creciente importancia durante los últimos años, tanto en volumen como en cuantía económica. Así figura en el nuevo reglamento de gestión e inspección, con el que completará el desarrollo de la nueva Ley General Tributaria, que está en vigor desde el 1 de julio de 2004.

Los responsables de la Agencia Tributaria justifican esta novedad en la necesidad de mejorar la información que tiene de los contribuyentes, para lo cual aumenta, en la práctica, sus obligaciones censales. Tanto las personas físicas como las jurídicas verán como el fisco recaba más datos sobre ellos, al tiempo que se regula la obligación que tienen de comunicar cualquier cambio en el domicilio fiscal. Por su parte, se habilita a las comunidades a disponer de su propio censo, si bien todos ellos habrán de contener una información mínima común para mantener un registro consolidado.

En esos registros se habrán de incluir ,por vez primera, a los menores de edad y a los extranjeros, a los cuales se les asignará un NIF específico con el que habrán de identificarse en cualquier operación económico-financiera que realicen, ya sea en el ámbito laboral o en el cobro de premios y cualquier otro tipo de prestaciones.

El reglamento, que se espera aprobar en un mes, también extiende el horario de trabajo de los inspectores de Hacienda, que podrán realizar sus actuaciones "fuera de la jornada laboral habitual cuando así lo requieran las circunstancias", y siempre con el consentimiento del obligado tributario. Este cambio contradice el criterio fijado años atrás por el Supremo, que puso en duda el derecho de la inspección fiscal a alterar la propia jornada laboral de los contribuyentes.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones