Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

La Audiencia Nacional congela la multa impuesta a las cajas vascas y a la navarra

Competencia sancionó en octubre a las cuatro entidades a pagar 24 millones de euros por no competir entre ellas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 15 mayo de 2008
Las cajas de ahorro vascas y la de Navarra han logrado evitar, de momento, la sanción impuesta el pasado año por la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) por actuar como un "cártel" durante 15 años y no competir entre ellas. La Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional ha paralizado el pago de la multa histórica de 24 millones de euros impuesta conjuntamente a BBK (Vizcaya), Vital (Álava), Kutxa (Guipúzcoa) y Caja Navarra. El alto tribunal ya ha comunicado oficialmente su decisión a las entidades vizcaína y navarra, y en breve se prevé que haga lo mismo con las otras dos.

Imagen: CONSUMER EROSKI

El pasado mes de octubre, la CNC sancionó a las cuatro cajas por considerar que durante tres lustros aplicaron un pacto de no agresión mutua en sus respectivos territorios, lo que les llevó a coordinar de forma "ilícita" sus estrategias comerciales. Las entidades decidieron entonces, por un lado, recurrir de forma individual el fallo ante la Audiencia Nacional, y, por otro, solicitar ante esa misma instancia judicial la suspensión cautelar de la multa. BBK y Kutxa hacían frente al pago de siete millones de euros cada una, mientras que Caja Navarra debía abonar seis y Caja Vital, cuatro.

Ayer, el director general de la entidad navarra, Enrique Goñi, desveló que la Audiencia Nacional comunicó a última hora de la tarde del lunes que aceptaba su petición de suspensión cautelar. En la práctica, ello supone que la caja -que ya había pagado los seis millones de multa- no deberá abonar inicialmente esa cantidad y la podrá sustituir por un aval.

Idénticos argumentos

La misma decisión ya había sido comunicada a la BBK, que fue la primera en solicitar la suspensión cautelar. En concreto, según fuentes de la entidad vizcaína, recibió la resolución el pasado marzo.

Caja Vital y Kutxa, mientras tanto, están a la espera de la notificación de la Audiencia Nacional. Todo apunta a que el fallo será el mismo que en el caso de BBK y Caja Navarra, ya que aunque cada entidad presentó sus recursos de forma independiente, los argumentos eran coincidentes.

En cualquier caso, la decisión del alto tribunal no condiciona la orientación de la sentencia que deberá emitir sobre el fondo del asunto. El proceso será largo y no se espera que la resolución se dicte hasta dentro de más de un año.

Un pacto de 15 años

El caso del supuesto “cártel” de las cajas vasco-navarras se inició el 24 de octubre de 2005, cuando el Servicio de Defensa de la Competencia (ahora Dirección de Investigación de la CNC) abrió un expediente sancionador contra BBK, Kutxa y Caja Vital por presuntas prácticas prohibidas por la Ley de Defensa de la Competencia. En diciembre de 2005 el expediente se amplió a la Caja de Ahorros de Navarra.

En la resolución emitida en octubre de 2007, el regulador considera acreditada la existencia de un acuerdo global de colaboración entre las cuatro cajas, que incluía un pacto de no competencia y de coordinación de comportamientos competitivos frente a terceros. “Dicho acuerdo resulta prohibido por la Ley de Defensa de la Competencia, al pretender coordinar las actividades comerciales de las cuatro cajas imputadas con el objeto de eliminar la competencia entre ellas y, al mismo tiempo, limitar las posibilidades de actuación de los competidores ajenos al pacto, eliminando la competencia en perjuicio de los consumidores”, explicó la CNC.

Por las características del acuerdo, la Comisión concluyó que se trataba de un cártel, la infracción más grave prevista en las normas de defensa de la competencia. Según este organismo, las actas de la Federación de Cajas de Ahorro Vasco-Navarras documentan el compromiso entre las cuatro entidades de respetar el “statu quo territorial”, que consistió en que durante 15 años -entre 1990 y 2005- ninguna de ellas abrió sucursales en los territorios de sus rivales, pero sí en otras provincias limítrofes, como Cantabria, La Rioja, Burgos o Zaragoza.

Además, la CNC determinó que el citado acuerdo incluyó también la fijación de precios y otras condiciones comerciales (por ejemplo respecto a tipos de interés a promotores inmobiliarios u otro tipo de remuneraciones), el intercambio de información sobre costes operativos, y la coordinación de comportamientos con el objetivo de mantener estables las respectivas cuotas de mercado y de crear barreras de entrada a terceros competidores.

Fuentes de las cajas sancionadas negaron la existencia de pacto comercial alguno entre ellas. Argumentaron que la falta de presencia en los territorios de las otras tres se debe a “una falta de interés” comercial y a que sus procesos de expansión los han dirigido, y lo seguirán haciendo en el futuro, hacia otras áreas -Madrid, Levante o Andalucía- con mayores posibilidades de crecimiento.

Agregaron que en el mercado financiero del País Vasco y Navarra existe una competencia extraordinariamente dinámica y agresiva, con la presencia de decenas de entidades diferentes al margen de las cuatro cajas, lo que convierte en “marginal” su expansión en los territorios limítrofes.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones