Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

La Audiencia Nacional inicia las investigaciones para determinar si hubo fraude en la venta de billetes de Air Madrid

Según OCU, la aerolínea comercializó pasajes a sabiendas de que los vuelos no iban a realizarse

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 29 diciembre de 2006
La Audiencia Nacional ha comenzado a practicar las primeras diligencias sobre el caso Air Madrid, al solicitar al Ministerio de Fomento y a la Asociación Empresarial de Agencias de Viajes Españolas (Aedave) que le envíen la información de que dispongan sobre los billetes validados y emitidos por la aerolínea desde el pasado 1 de diciembre, con referencia expresa a su fecha de vuelo.

La elección de esta fecha se debe a que la denuncia inicial de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), ya admitida a trámite, señala que la empresa comercializó pasajes durante las dos semanas previas a su cese de actividades (que decidió de forma unilateral el pasado día 15 y después Fomento le retiró la licencia), "con conocimiento de que los vuelos no se iban a realizar, resultando perjudicadas una generalidad de personas y causando un grave perjuicio a los consumidores". El magistrado Juan del Olmo, responsable temporal de la investigación, quiere ahora verificar si dicho extremo es cierto.

Antes de solicitar imputación alguna por los posibles delitos de estafa y fraude contra los consumidores, el juez ha accedido a las diligencias pedidas por la Fiscalía y ha requerido a Fomento copias tanto del expediente abierto contra Air Madrid como de las miles de reclamaciones existentes contra ella. Asimismo, ha ordenado a la Unidad de Delitos Económicos de la Policía Judicial que elabore un informe sobre el caso y que se identifique al jefe de marketing de la compañía, que seguramente será el primero en ser interrogado.

También ha pedido opinión al fiscal sobre la posible personación de OCU -en calidad de acusación popular o incluso particular, si acredita representar a afectados directos-, y la acumulación en el mismo procedimiento de todas las denuncias de particulares que se puedan presentar. Por último, Del Olmo ha solicitado a las agencias de viajes que le precisen la identidad de los clientes que contrataron con ellas vuelos de Air Madrid y el medio de pago que usaron, de cara al cálculo posterior del supuesto fraude.

Según fuentes judiciales, el inicio de este procedimiento tiene consecuencias inmediatas para la aerolínea que, una vez notificada del mismo, no podría "vaciar" su patrimonio a fin de responder después a posibles reclamaciones económicas (multas e indemnizaciones). De esta forma, si su propietario, José Luis Carrillo, vende la compañía y no consigna de manera cautelar esos fondos, podría llegar a ser acusado de un delito de alzamiento de bienes.

Se queda sin aviones

Mientras tanto, Air Madrid ha perdido o está en trámites de perder toda su flota de nueve aviones, que está pasando a manos de las sociedades de «leasing» (alquiler). De esta forma, parece improbable que Carrillo vaya a poder vender la compañía, pese a que ya ha mantenido conversaciones con la aerolínea alemana LTU.

En estos momentos, la mayor parte de su flota ya ha vuelto a las sociedades arrendatarias tras una negociación entre la dirección de la empresa, Carrillo y sus abogados, y estas compañías internacionales de «leasing» aeronáutico, entre las que se encuentran grupos como ILFC, que tuvo arrendados hasta cuatro o cinco aviones a Air Madrid, y otros como Air Cup, Awac, Gool y la sueca Novair, con un avión cada uno.

Las sociedades de "leasing" habrían renunciado a las fuertes revisiones de mantenimiento a las que está obligado el arrendatario antes de devolver los aviones, con costes evaluados en una media de 800.000 dólares por aeronave.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones