Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

La cobertura del paro en España se eleva hasta los niveles previos a su última reforma

En 2001, la cifra media de parados con algún tipo de prestación económica se situó en el 56,6%

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 31 marzo de 2002

El crecimiento de los pagos ha hecho sonar las alarmas en el Ministerio de Economía, que ve peligrar el déficit cero logrado por el Gobierno y que encuentra una sólida base de apoyo en los aproximadamente 3.000 millones de euros de superávit que presentan las cuentas del INEM en la cobertura del paro. Este superávit es la diferencia entre el pago de las cuotas de trabajadores y empresarios y el gasto en prestaciones y subsidios a los parados del INEM.

El año pasado, la cifra media de parados con algún tipo de cobertura económica se situó en el 56,6%, es decir, 867.000 parados -excluidos los que perciben el subsidio especial agrario- de los 1.530.000 parados registrados. La cifra ha crecido unos siete puntos sobre las registradas en los últimos años de la pasada década y continúa una tendencia creciente, ya que en el mes de diciembre se elevaba ya al 58,5%.

El nivel alcanzado está ya cercano a los registrados a principios de la década de los años 90, que fueron el desencadenante de la gran reforma del desempleo llevada a cabo por los socialistas, calificada por los sindicatos como el decretazo. Su contenido permitió en tan sólo tres años reducir hasta el 50% la cobertura, tras endurecer radicalmente las condiciones de acceso a tal prestación.

Sin recortes

Tanto el ministro de Economía, Rodrigo Rato, como el de Trabajo, Juan Carlos Aparicio, han asegurado que no se van a recortar las prestaciones de desempleo en la reforma que el Gobierno quiere poner en marcha en las próximas semanas, y que aún no ha sido presentada a los sindicatos para su discusión y posterior negociación. Para reducir el gasto, el Ejecutivo parece haber optado por sacar del paro al mayor número de trabajadores que cobren cualquier tipo de prestación, por la sencilla vía de incentivar su retorno al mercado laboral.

Una de las principales medidas que está ultimando el Gobierno es pagar parte de la prestación de paro a aquellos desempleados mayores de 45 años que acepten un trabajo poco atractivo por su baja remuneración, hasta que finalice su teórico derecho a la misma. Se trata de un colectivo que suele agotar con frecuencia su derecho a cobrar del INEM. Otra línea de actuación se centrará en favorecer el mantenimiento de las mujeres en el mercado de trabajo tras su maternidad, bonificando durante un periodo de dos años sus cuotas a la Seguridad Social.

La alta rotación en el mercado laboral español -un 32% de los trabajadores tiene algún tipo de contrato temporal- está en el origen del aumento de las prestaciones del INEM. Cuando parece haber fracasado la política del Gobierno de elevar los contratos indefinidos, ahora va a intentar esta nueva fórmula, que conlleva también incentivos para favorecer la movilidad geográfica para que los parados acepten empleos fuera de su lugar de residencia.

Polémica sobre el fomento

Los sindicatos reprochan al Gobierno que destine al capítulo de fomento del empleo 3.021 millones de euros -según recoge el proyecto de presupuestos del INEM del año pasado- y no a la cobertura del paro. Por ello advierten que no van a aceptar nada que no sea un aumento de la cobertura.

Mientras CC.OO. alega que sólo un pequeño porcentaje de los parados agota el cobro de la prestación por desempleo, UGT reprocha al Ejecutivo que pretenda ahorrar gastos a costa de los más desfavorecidos y reitera que si los trabajadores no aceptan un empleo fuera de su lugar de residencia es porque no reciben ofertas de trabajo estables y por el problema de la vivienda. Por otro lado, los datos elaborado por el Ministerio de Trabajo revelan que el aumento del gasto en prestaciones el año pasado se debió, en parte, a un aumento de las retribuciones, que crecieron en un 2,7% por persona y día. Esa cifra es inferior al incremento de los precios, que se situó en el 3,4%. En concreto, los beneficiarios del nivel contributivo percibieron una media bruta de 20,86 euros diarios, frente a los 20,31 euros del año anterior.

Etiquetas:

cobertura desempleo tasa

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones