Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

La Comisión Europea plantea limitar la aplicación de los tipos reducidos de IVA

Apuesta por la abolición de los tipos que marcan diferencias entre los países y por una ampliación de la base del impuesto

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 7 diciembre de 2011
El Ejecutivo comunitario considera que los estados miembros de la Unión Europea (UE) deberían limitar el uso de los tipos reducidos de IVA que se aplican a algunos productos y servicios. Cree que la diferente aplicación que cada país realiza de estos tipos reducidos obstaculiza el correcto funcionamiento del mercado interior europeo. Por ello, apuesta por su supresión y por una ampliación de la base de este impuesto como vehículo impulsor de la recaudación y favorecedor de la consolidación fiscal europea en el actual contexto de crisis de deuda. "Ampliar las bases fiscales y limitar el uso de tipos reducidos podría generar nuevos ingresos para los estados miembros sin necesidad de aumentar los tipos", sostiene el Ejecutivo.

La propuesta que ha lanzado la Comisión Europea (CE) también propone suprimir la aplicación de tipos reducidos a aquellos productos considerados perjudiciales para la salud y para el medio ambiente. Además, sugiere que se aplique el mismo tipo de IVA a productos y servicios similares con independencia del soporte tecnológico en el que se presenten y aboga por la generalización del sistema de ventanilla única en las transacciones transfronterizas y una estandarización de las declaraciones de IVA para todo el ámbito de la UE.

Según la actual regulación comunitaria, los estados miembros tienen la potestad de aplicar el tipo reducido de IVA a una lista cerrada de productos y servicios, entre los que se encuentran algunos alimentos, medicamentos, libros, periódicos, servicios de transporte o entradas para espectáculos culturales. El tipo, que en ningún caso puede ser inferior al 5%, alcanza el 8% en España, aunque existen múltiples excepciones que condicionan su aplicación, entre ellas la existencia de los tipos súperreducidos (del 4% en el caso español).

La CE considera que todas estas excepciones suponen una complicación para el sistema y no son un instrumento útil para una redistribución justa del impuesto, ya que no impide que los ciudadanos con menos ingresos estén menos afectados por el mismo. La institución asegura que sus 40 años de antigüedad suponen un lastre para su eficacia, puesto que su aplicación es complicada para las empresas, representa una elevada carga administrativa para los órganos de los estados y es un impuesto muy vulnerable al fraude fiscal.

El Ejecutivo comunitario ha explicado que examinará durante el año 2012 la aplicación de los tipos reducidos de IVA en cada uno de los estados miembros. Asegura que tras esta evaluación minuciosa propondrá los cambios que considere necesarios para incrementar la eficacia del IVA y su contribución al proceso de consolidación fiscal iniciado en Europa.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones