Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

La demanda energética crecerá pese a los planes de ahorro del Gobierno, según el BBVA

La entidad bancaria dice que las materias primas son demasiado baratas y aboga por trasladar los costes al consumidor

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 20 marzo de 2006
La demanda de energía mantendrá un crecimiento superior al del Producto Interior Bruto (PIB) durante los próximos años a pesar de los planes de eficiencia y ahorro lanzados por el Gobierno, según concluye un informe del BBVA. Las diferentes fuentes energéticas, a su juicio, son demasiado baratas en el país. Por ello, apuesta por trasladar al consumidor todos los costes y elevar así los precios, con el objetivo de lograr un consumo más racional.

El documento considera positivo el plan de acción para el periodo 2005-2007 elaborado por el Ministerio de Economía. Recuerda, no obstante, que el 90% de los 7.926 millones de euros necesarios para llevarlo adelante correrá a cargo del sector privado. Y por ello subraya que el éxito del plan dependerá de la capacidad del Gobierno para incentivar al sector privado a desembolsar los más de 6.000 millones de euros necesarios.

Por debajo de la media

El departamento de análisis económicos del BBVA apunta que la intensidad energética española -medida como la relación entre el consumo y el PIB- se ha mantenido constante en los últimos diez años. De esta manera, se ha ido acercando a la media de la antigua Unión Europea (UE) de los Quince, que ha descendido un 8% en una década. El estudio desvela que la tasa nacional todavía es ocho puntos porcentuales menor a la comunitaria, pero alerta de que la diferencia puede desaparecer de mantenerse la actual tendencia.

El transporte, resalta la entidad financiera, es el principal culpable de la mala evolución del ahorro energético en España. Así, representa un 41% del consumo total de energía y su ritmo de crecimiento es muy superior al europeo. Se trata de un sector lastrado por las ineficiencias del transporte de mercancías y, sobre todo, del de pasajeros. Y, según la entidad, tiene poca capacidad de mejora, debido a su dependencia del petróleo y a las escasas posibilidades de sustituirlo por carburantes más limpios.

Pese a tener un peso menor, los hogares y el sector de los servicios son los que registrarán incrementos de consumo más importantes. Su demanda, indica el BBVA, se incrementará muy por encima de los registros comunitarios en tanto que siga creciendo la renta per cápita y la importancia de los servicios respecto al resto de sectores.

Plan Renove

Una de las medidas anunciadas por el Gobierno para reducir la demanda de energía por parte de los hogares es un Plan Renove de electrodomésticos. El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio ofrecerá una ayuda de 50 euros a aquellos consumidores que opten por cambiar sus viejos electrodomésticos por otros aparatos más eficientes.

Esta iniciativa no satisface plenamente a la Asociación Nacional de Fabricantes de Electrodomésticos (ANFEL). Aunque cree que es "positiva", no está conforme con el método elegido para hacer efectiva la subvención, ya que entiende que se debería destinar la ayuda a la formación y a la publicidad sobre la necesidad de ahorro energético, antes que a la entrega directa de 50 euros.

Los fabricantes reconocen que en un primer momento la subvención repercutirá de una forma muy positiva en sus ventas, ya que incentivará el consumo pero, posteriormente, la cuenta de resultados caerá. "Esperamos un aumento de ventas del producto de tipo A, el más caro y el que más energía ahorra, pero las ventas caerán al año siguiente, y nos preocupa este efecto. La medida nos favorece a corto plazo, pero a largo no", comentan.

La asociación matiza que la venta de electrodomésticos de tipo A se ha venido incrementando en los últimos meses: el 40% de lo vendido en el ejercicio anterior es de tipo A. En este sentido, concreta que el 60% de las lavadoras vendidas es de esta categoría y el 65% de los lavavajillas. A raíz de este plan, este porcentaje puede subir al 80%, ya que la ayuda económica incentivará al consumidor a cambiar sus electrodomésticos a lo largo de este año.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) también apoya el fondo de la medida, pero pide una menor burocracia a la hora de hacer efectiva el importe de la ayuda. A este respecto, aboga por utilizar una "forma fácil, menos burocrática. Lo mejor es comprar el electrodoméstico nuevo y que la ayuda la descuenten de la factura", señala la portavoz de OCU, Ileana Izverniceanu. En este punto, la organización entiende que el papel de las comunidades autónomas será fundamental para avanzar en esta tramitación más ágil.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones