Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

La normativa aragonesa sobre defensa de los consumidores pretende adaptarse a la nueva realidad social, según fuentes oficiales

Así, el nuevo texto recogerá aspectos relacionados con el comercio electrónico y la sociedad de la información

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 21 diciembre de 2005
La nueva Ley de Protección y Defensa de los Consumidores de Aragón, que se encuentra en fase de información pública, pretende adaptar esta normativa a la nueva realidad social del consumo, subrayó ayer el director general de Consumo de Aragón, Ángel Luis Monge. La ley vigente es del año 1997 y en ella "se han detectado carencias y deficiencias importantes debido a que el consumo es una materia que está evolucionando rápidamente en los últimos años", destacó Monge durante la Comisión de Sanidad de las Cortes de Aragón, celebrada ayer en Zaragoza.

Según el director general de Consumo aragonés, las cuestiones principales que justifican este cambio son el comercio electrónico y la sociedad de la información, así como la inspección de consumo y un régimen de sanciones adecuado al sistema actual. El texto legislativo podrá entrar en el Parlamento, según anunció Monge, "antes del final del próximo periodo de sesiones".

Por otra parte, la Dirección general de Consumo contará en 2006 con 3,2 millones de euros, un 9,5% más que en 2005, según afirmó Monge al repasar la actividad de su departamento. "Este dinero se va a aprovechar bien", subrayó Monge, al tiempo que indicó que durante el presente año se subvencionó con medio millón de euros a asociaciones de consumidores y usuarios y con otro medio millón a las Oficinas Municipales de Información al Consumidor. Además, destacó que se llevaron a cabo numerosos programas educativos, concretamente 89 proyectos, en los que han participado 1.300 profesores y más de 20.000 alumnos.

Monge señaló que los servicios centrales y periféricos de la Dirección general de Consumo atendieron las consultas de más de 15.000 ciudadanos, de las cuales 3.000 se hicieron en llamadas al Teléfono de Información al Consumidor, cifras que muestran que los ciudadanos utilizan cada vez más este servicio del Gobierno de Aragón. Las principales reclamaciones, dijo, continúan refiriéndose a telefonía, banca y vivienda, tres cuestiones que aglutinan el 45% del total de las consultas.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones