Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

La pensión española de jubilación supone el 81% del último salario, frente al 57% de media de los países desarrollados

Según un informe de la OCDE, el único Estado que paga una prestación superior a la retribución percibida en activo es Luxemburgo

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 17 mayo de 2005
La pensión española de jubilación supone el 81% del último salario percibido, en término medio, según un reciente informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). El Ministerio de Trabajo estudia en la actualidad este documento para conocer qué futuro prevén los expertos a la Seguridad Social. El informe recoge varias y complejas comparaciones, pero deja muy claro que el único Estado que paga una prestación superior a la retribución percibida en activo es Luxemburgo. Así, sus jubilados perciben 102 euros por cada 100 que cobraban en su trabajo.

La OCDE lleva tiempo advirtiendo a España de la conveniencia de reformar su sistema público de pensiones ante el envejecimiento de la población que se avecina. El propio secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, ha alertado de que si para el año 2015 no se han tomado las medidas oportunas, el sistema gastará más de lo que ingresa, con lo cual correrá peligro. A su juicio, las variaciones deben aplicarse ahora, cuando la situación financiera es de superávit.

La cuantía de las pensiones está sujeta a una serie de requisitos, diferentes en cada Estado. En España, para obtener el 100% de la pensión establecida en función de la cotización vinculada al salario percibido, es preciso que el trabajador haya cotizado 35 años y aunque la jubilación no es obligatoria, sí es necesario haber cumplido los 65 para acceder al retiro. El tiempo mínimo de aportación para recibir una de estas prestaciones es de 15 años, periodo que da derecho al 50% del importe total. Si las cotizaciones abarcan 25 años, la cuantía de la pensión llega hasta el 80%.

El último informe de la OCDE refleja que las denominadas tasas de sustitución (relación entre el salario percibido durante la vida activa y la pensión de jubilación) suponen (siempre en término medio) el 57% de lo cobrado durante la vida activa. No obstante, el abanico de porcentajes de los Estados asociados es muy amplio. Además, los índices se encuentran vinculados al conjunto del sistema social utilizado por cada país, de manera que algunos gobiernos atienden necesidades del jubilado bajo otras fórmulas diferentes a la de la pensión.

Así, Luxemburgo es el único con una tasa de sustitución, situada en el 102%, que garantiza una pensión más elevada que el salario. Austria, Grecia, Hungría, Italia, España y Turquía ofrecen también importes "generosos" con un índice que sobrepasa el 75%, frente a Francia, Islandia, Japón, Noruega y la República de Eslovaquia, que conceden el 50% del salario percibido. La tasa de Irlanda, limitada al 30,6%, es la más baja de la OCDE.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones