Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

La población española podría crecer sólo un 2,7% hasta 2020

Después de unos años de elevado crecimiento demográfico, nuestro país alcanzaría poco más de 47 millones de habitantes

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 7 octubre de 2010
La población española podría crecer sólo un 2,7% hasta 2020, si se mantienen las tendencias demográficas actuales, frente al 14,8% de la última década, lo que supondría una tasa anual de crecimiento demográfico en los próximos años con niveles inferiores al 0,35% y en ligera tendencia decreciente, según avanza la encuesta "Proyección de la Población de España a corto plazo 2010-2020", publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Después de unos años de elevado crecimiento demográfico, con estos datos, España alcanzaría poco más de 47 millones de habitantes en 2020, advierte el INE. Además, en el periodo 2010–2019 la población residente crecería en 1,2 millones (un 2,7%), frente a los 5,9 millones de incremento (14,8%) en la primera década del siglo XXI. En promedio anual, el crecimiento demográfico sería de 124.591 habitantes, muy inferior a los 593.931 de la pasada década.

La tendencia negativa en el crecimiento vegetativo se inició en 2009, tras el máximo de 518.503 alcanzado en 2008 (cifra no alcanzada desde 1981). Según explica el INE, este paulatino descenso de la natalidad viene determinado por la propia estructura de nuestra pirámide poblacional, al entrar en edad fértil generaciones de mujeres menos numerosas, nacidas durante la crisis de natalidad de los años ochenta del siglo pasado y primeros de los noventa.

Esta evolución de la natalidad se registraría a pesar de que continuara la tendencia favorable de la fecundidad de la última década, precisa el organismo estadístico. De esta forma, el número medio de hijos por mujer alcanzaría los 1,51 en 2019, frente a 1,40 en 2009. Estas mismas tendencias llevarían a una estabilización de la edad media a la maternidad en torno a los 31 años para los próximos años.

La esperanza de vida de quienes cumplan 65 aumentará en más de un año en cada sexo durante la próxima década

Esperanza de vida

En caso de mantenerse los ritmos de reducción de la incidencia de la mortalidad registrados en la actualidad, la esperanza de vida al nacimiento se incrementaría tanto en los varones (en 1,7 años hasta los 80,1 años) como en las mujeres (en 1,5 hasta los 86,1 años). Al mismo tiempo, la esperanza de vida de quienes cumplan 65 años aumentaría en más de un año en cada sexo (hasta 19,1 años en los varones y 23,1 años en las mujeres) en los 10 próximos años. No obstante, a pesar de estas continuas mejoras en la esperanza de vida, el número de defunciones de residentes en España continuaría con su tendencia creciente, a un ritmo promedio de unos 3.000 más cada año, debido al progresivo envejecimiento de la estructura de la población.

Con todo ello, el INE estima que el crecimiento natural de la población de España se ralentizaría de manera paulatina tras haber alcanzado el máximo de los últimos 25 años en 2008 (134.305). De este modo, la diferencia entre nacimientos y defunciones apenas superaría el saldo nulo en el horizonte de 2019 (con 6.180).

Tasa de dependencia

Con respecto a la tasa de dependencia, el organismo estadístico indica que la disminución en el número anual de nacimientos haría decrecer la población de 0 a 4 años residente en nuestro país en 214.681 niños (un 8,7%) en los próximos 10 años. No obstante, la evolución positiva de la natalidad en los últimos 15 años haría que la población de 5 a 15 años registrase, en 2020, un incremento de 618.204 (un 12,8%) respecto a su volumen actual.

El envejecimiento de la pirámide poblacional provocará una reducción de personas en edad de trabajar de casi medio millón de efectivos hasta 2020

Por otro lado, el envejecimiento de la pirámide poblacional provocaría una reducción de personas en edad de trabajar (de 16 a 64 años) de casi medio millón de efectivos (un 1,6%) en 10 años. De forma paralela, los mayores de 64 años serían el grupo que mostraría un incremento más notable, con 1,3 millones de personas más en 2020 (un 17,1 %), hasta alcanzar el 19,2% de la población total. Con todo ello, la tasa de dependencia (entendida como el cociente, en tanto por ciento, entre la población menor de 16 años o mayor de 64 y la población de 16 a 64 años) se elevaría en seis puntos en los próximos 10 años, hasta el 55,1%.

Finalmente, el flujo inmigratorio alcanzaría en 2010 un nivel cercano a los 460.000 inmigrantes, ligeramente inferior al observado en 2009. Tal cifra supondría una reducción del 54,4% respecto al millón de personas que entraron en España procedentes del extranjero durante 2007. El INE estima que tanto el flujo inmigratorio como la propensión de la población a emigrar al extranjero, previstos a día de hoy para 2010, se mantendrán constantes en los próximos diez años, por lo que el saldo migratorio exterior de 684.672 personas en el periodo 2010-2019, se sitúa por debajo de las 80.000 personas en la casi totalidad de los años de dicho periodo.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones