Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

La Policía detecta una estafa en la que se ven implicados ciudadanos que buscan empleo a través de la Red

Estos usuarios se convierten, sin saberlo, en cómplices de un delito

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 13 julio de 2005
La Policía ha detectado una estafa que se comete a través de Internet en la que se ven implicados ciudadanos que buscan empleo a través de la red y que se convierten, sin saberlo, en cómplices de un delito. Los autores son delincuentes procedentes de países principalmente de Europa del Este y también hay implicadas cuatro personas de Valladolid.

Según ha informado la Policía, esta modalidad delictiva se conoce como "Scam" y sus autores dominan el mundo de la informática y los idiomas y poseen además conocimientos jurídicos del área donde actúan.

La estafa suele llevarse a cabo en tres fases. En la primera se ofrece a través de chats, correos electrónicos o anuncios difundidos por Internet trabajo fácil desde el propio domicilio con grandes beneficios.

El trabajo consiste en hacer de intermediario de transferencias internacionales de ciertas cantidades de dinero, ofreciéndose en concepto de remuneración un cierto porcentaje y se exige una conexión a Internet de 24 horas, tener cuenta corriente propia y conocer los sistemas internacionales de envío de dinero.

A juicio de la Policía, ese conocimiento de los medios de envío de dinero se busca para ofrecer una apariencia de legalidad, haciendo ver que no tiene nada que ver con un delito de blanqueo de capitales, apoyándose además en conocidas empresas legales de pago por Internet como Paypal o Western Union.

Los usuarios podrán comprobar que esta información suele tener defectos idiomáticos y faltas de ortografía. Dispone de un formulario que debe ser rellenado con el número de cuenta y algunos datos personales.

La segunda fase comienza cuando, captadas las personas que van a hacer de intermediarios, los delincuentes envían e-mails masivos en nombre de entidades bancarias nacionales, imitando sus páginas web, para que los usuarios de la banca "on line" introduzcan sus datos personales, número de cuenta y claves de acceso financieras a través de Internet.

En l a tercera fase los estafadores utilizan dichas claves bancarias para efectuar transferencias de fondos de esas cuentas hacia las de los intermediarios. Efectuado el ingreso, contactan con ellos por correo electrónico indicándoles las directrices sobre cómo y dónde remitir el dinero, una vez obtenida la comisión prometida.

Este dinero es remitido por el intermediario a terceras personas mediante transferencias que efectúan en empresas de envío rápido de dinero y el dinero finaliza en manos de los delincuentes, dificultando a los investigadores seguir el camino recorrido por el mismo.

Debido a la masificación de los envíos, los estafadores consiguen grandes sumas de dinero, pero los únicos sospechosos son los intermediarios captados que buscaban empleo, convertidos en cómplices de una cadena delictiva.

Hasta ahora se ha imputado a cuatro personas por estos hechos en Valladolid, al haber sido captados por la red delictiva y haber sido intermediarios de las tra nsferencias irregulares.

Uno de ellos decidió poner los hechos en conocimiento de la Policía, al sospechar que el origen del dinero pudiera ser delictivo y que el mecanismo de las transferencias ofrecía poca transparencia.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones