Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

La reforma del IRPF obligará a la banca a presentar productos a la medida de sus clientes

"Las entidades tendrán que vender realmente el producto financiero, y no la ventaja fiscal", asegura Hacienda

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 23 enero de 2006
La reforma del impuesto de la renta (IRPF) presentada por el Gobierno pretende cambiar algunos usos y costumbres consolidados en el sector financiero. La unificación de toda la tributación del ahorro bajo un tipo único del 18% obligará a bancos y cajas, fundamentalmente, a presentar productos a la medida de sus clientes, que podrán ser desarrollados a través de planes individuales de ahorro sistemático con un trato fiscal ventajoso (las rentas acumuladas hasta la jubilación quedarán exentas, si bien las aportaciones anuales tributarán al tipo normal).

"Las entidades tendrán que vender realmente el producto financiero, y no la ventaja fiscal, pues ésta será la misma para todos y por esa parte ya no habrá diferencias entre ofertas". "Habrá una auténtica revolución en el sector y todos nos beneficiaremos de ella", señaló el viernes el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, pocas horas después de que el Consejo de Ministros hubiera aprobado al anteproyecto del nuevo IRPF.

En realidad, según fuentes gubernamentales, el primer objetivo no era tanto éste como acortar la brecha existente, a la hora de tributar, entre el ahorro de las rentas altas -donde predominan las plusvalías con más de un año de antigüedad y los dividendos- y el de las bajas -basado sobre todo en intereses de cuentas bancarias y rentabilidad de los seguros contratados-. Eso se ha conseguido, pero a costa de introducir otros problemas, según la mayoría de los expertos fiscales consultados, entre otras cosas porque el gravamen marginal más bajo se eleva tres puntos (desde el 15%).

Se critica además que no se distinga, a la hora de pagar al fisco, entre inversiones a corto plazo y largo plazo, lo que en teoría perjudica más a las rentas bajas, que tienen menos posibilidades de mover su dinero en poco tiempo.

También ha sido negativo para estas rentas la no introducción de un mínimo exento en los productos de ahorro -sólo habrá uno de 1.000 euros para los dividendos, al desaparecer la reducción por doble imposición-, posibilidad por la que el Ejecutivo sí se inclinaba hasta hace pocas semanas, pero que fue desechada a última hora para reducir el coste de la reforma (unos 2.000 millones de euros).

Etiquetas:

banca IRPF reforma

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones