Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

La riqueza financiera de las familias cae un 32,8% en cinco años, según Caixa Catalunya

Este descenso se debe al mayor endeudamiento y a la ralentización de la tasa de aumento de los activos financieros

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 22 noviembre de 2005
La riqueza financiera neta de las familias españolas ha pasado de representar el 129,5% del Producto Interior Bruto (PIB) en 1999 al 96,7% en 2004, según un informe sobre consumo y economía familiar de Caixa Catalunya.

Este estudio constata que la riqueza financiera neta (la que queda después de pagar las deudas) de los hogares ha descendido en este último año y ha supuesto una ruptura con la tendencia alcista registrada en los ejercicios precedentes.

Continúa la expansión del consumo privado con expectativas de crecimiento del 4,3% para 2006

En 1995 la riqueza en relación al PIB era de un 103,5% y en 1999 de un 129,5% y este crecimiento también se ha producido en términos absolutos, ya que ha pasado de 452.919 millones de euros en 1995 a 772.030 millones en 2004.

La entidad financiera sostiene que el descenso registrado es resultado de un mayor endeudamiento y de una ralentización de la tasa de aumento de los activos financieros, afectados por la caída bursátil de los años 2000-2002.

En cuanto al endeudamiento familiar, ha aumentado un promedio anual del 15%, lo que ha supuesto una cifra de endeudamiento sobre el PIB del 48,6% en 1998 y del 74,7% en 2004.

El informe también muestra una pérdida de importancia en términos del PIB de los activos financieros, al haber pasado de 177,5% en 1998 a un 171,3% el año pasado.

Consumo privado

En cuanto al consumo privado, las previsiones para 2006 del informe de la caja catalana apuntan a ritmos de crecimiento ligeramente menos elevados, con un 4,3% esperado para el conjunto del año. La eventual disminución respecto a este ejercicio, a pesar de ser de carácter menor, refleja el impacto esperado del choque energético sobre la renta de los hogares y sobre su confianza.

Los autores del estudio consideran que si finalmente el mercado del petróleo retornase a los valores previos a 2005, tal vez esta suave desaceleración no tendría lugar. Sin embargo, si se mantiene un horizonte de precios del crudo del orden de 60 dólares por barril para el año 2006, tal como apuntan las previsiones de los organismos internacionales, se restarían algunas décimas al progreso del consumo familiar.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones