Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

La UE aprueba el reglamento que supone el fin de las bombillas incandescentes

Su desaparición permitirá a cada hogar ahorrar entre 25 y 50 euros al año

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 20 marzo de 2009
bombillas incandescentes entre 2009 y 2012 y sustituirlas por las de bajo consumo. Se estima que con esta medida cada hogar se ahorrará en el recibo de la luz entre 25 y 50 euros al año. Asimismo, el Ejecutivo comunitario ha aprobado un segundo reglamento cuyo objetivo es reducir el consumo de energía en el alumbrado callejero, industrial y de oficinas.

Ambas normas permitirán ahorrar conjuntamente cerca de 80 teravatios a la hora (TWh) de aquí a 2020. Esta cifra equivale al consumo de electricidad de Bélgica o al de 23 millones de hogares europeos, o a la producción anual de 20 centrales eléctricas de 500 megavatios.

También se evitará la emisión a la atmósfera de alrededor de 32 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) al año, lo que se traducirá en un ahorro total de 11.000 millones de euros anuales.

"Sustituyendo las bombillas del siglo pasado por tecnologías más eficaces, los hogares, los edificios y las calles en Europa conservarán la misma calidad de iluminación a la vez que ahorran energía y dinero y emiten menos CO2", dijo el comisario responsable de Energía, Andris Piebalgs.

Fluorescentes o halógenas

Una vez desaparezcan las bombillas incandescentes, los consumidores podrán elegir entre las fluorescentes compactas de larga duración, que son las que en estos momentos permiten ahorrar más energía (hasta un 75% respecto a las incandescentes), y las halógenas, con un ahorro de entre el 25% y el 50%.

Estas bombillas de bajo consumo son bastante más caras. Su precio oscila entre dos y diez euros, frente a los 60 céntimos de media de las incandescentes. Sin embargo, este mayor precio se compensa con el ahorro que generan. Bruselas calcula que con una bombilla fluorescente pueden ahorrarse hasta 60 euros teniendo en cuenta no sólo el menor consumo sino también la mayor duración.

La eliminación de las bombillas incandescentes comenzará en 2009 con las de más potencia y se llevará a cabo progresivamente para que la industria tenga tiempo de adaptarse a la nueva situación.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones