Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

La Unión de Consumidores de Valencia pide a los fabricantes de ropa que homogeneicen las tallas para evitar confusiones

Exige además tallas más grandes para que muchos ciudadanos no queden excluidos a la hora de comprarse prendas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 14 octubre de 2005
La Unión de Consumidores de la Comunidad Valenciana (UCE) ha pedido a los fabricantes de ropa que homogeneicen las medidas de las tallas, al objeto de evitar confusiones entre los usuarios, y que aumenten más allá de la talla 44, para que muchos ciudadanos no queden excluidos a la hora de comprarse prendas.

Esta asociación ha comprobado que no existe una homogeneización de tallas en cuanto a centímetros, ya que, por ejemplo, ha encontrado un pantalón de la talla 38 que mide 45 centímetros de cadera, 40 de cintura y 109 de largo, y en otro establecimiento la misma talla mide 44, 38 y 104 centímetros, respectivamente.

En cuanto a los suéteres, UCE Valencia afirma que una talla M para unos fabricantes se corresponde con 46 centímetros de pecho y 18 de ancho de manga, y para otros con 41 y 14.

La normativa europea no ha regulado oficialmente el tallaje de las prendas como en su día hizo con los zapatos

Estas diferencias de tamaño se traducen, según la asociación, en que un ciudadano utiliza una talla en un establecimiento y otra superior o inferior en otro, lo que provoca confusión, ya que el usuario desconoce qué talla necesita en cada sitio.

Ante esta falta de normalización en los tamaños, UCE Valencia cree que se facilitaría la compra si los fabricantes incluyeran en el etiquetado de sus prendas las medidas en centímetros de largo, cintura y cadera, de forma que el consumidor tendría una referencia objetiva.

Tallas más grandes

También ha constatado que, en determinados establecimientos, la variedad de tallas es limitada, ya que habitualmente se ofrecen prendas desde la 34 hasta la 44, y en algunos casos la 32 y la 46.

Para Ana Herce, secretaria general de UCE Valencia, es necesario incrementar las tallas, "tal y como demanda la sociedad, y no limitar las normales a la 44, excluyendo a los ciudadanos, muchos de ellos jóvenes". A su juicio, además, los fabricantes "deben demostrar una mayor voluntad e implicación en uno de los problemas de los jóvenes como son los desórdenes alimentarios".

Cultura de la delgadez

La cultura de la delgadez como símbolo de belleza forma parte del trasfondo de trastornos alimentarios como la anorexia y la bulimia que en España afectan a más de 350.000 adolescentes entre 12 y 18 años. Anualmente se producen alrededor de 8.500 casos nuevos.

Paradójicamente, la Encuesta Nacional de Salud de 2003 revelaba que en nuestro país existe una población de tres millones de personas obesas (con un índice de masa corporal superior a 30). De sus datos se deduce que más de la mitad de los españoles (un 60%) viste tallas superiores a la 44.

No hay ninguna orden ministerial ni de otro tipo que regule oficialmente el tallaje de las prendas en España. Tampoco en la Unión Europea existe ninguna directiva que rija la estandarización de las tallas de la ropa como sucede con el calzado.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones