Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Las compañías eléctricas deberán recortar las tarifas en el 2002

El porcentaje se establecerá durante el debate entre Economía y los diferentes agentes sobre el sector

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 9 septiembre de 2001
El Gobierno impondrá otro recorte de tarifas eléctricas en el 2002, y el porcentaje estará en función del proceso de diálogo que, sobre el sector energético, deben reanudar por estas fechas el Ministerio de Economía y los diferentes agentes económicos. Está por definir un nuevo marco de juego, y a las compañías eléctricas les preocupa bastante más que la facturación de un solo año establecer un sistema de cálculo que garantice la retribución de las inversiones.

Las empresas tienen la vista puesta en los proyectos que van a determinar la remuneración de la distribución y, en definitiva, la tarifa de acceso, todavía sometidos al informe del Consejo de Estado. Con ellos, las compañías eléctricas no pretenden elevar sus ingresos, sino garantizarse el negocio futuro, cuando se lleve a cabo, en el 2003, la plena liberalización.

Fuentes del sector aseguran que el Gobierno es consciente de la necesidad de una buena regulación. Al margen de las polémicas sobre los apagones de este verano, sin potenciales ganancias no habría inversión, ni menos aún entrarían esos nuevos agentes que abrirán el abanico a la elección de los clientes. Mientras tanto, y dado el retraso que acumulan los diferentes pasos a dar en la apertura en el ámbito energético, se ha echado encima otro otoño, y vuelve el tradicional pulso por la fijación de precios para los clientes sometidos a tarifa, ya sean domésticos, pequeños consumidores industriales y del comercio.

En el paquete de medidas económicas de urgencia de junio del 2000 se incluyó una rebaja del recibo de la luz que pagan los hogares en un 9% a distribuir en tres años. En el 2001, el recorte fue del 4%, pero la recaudación de las compañías no sufrió ese impacto en su totalidad, puesto que comerciantes y pequeños negocios siguieron pagando lo mismo y subió el 1,5% el precio de la electricidad para los usuarios de alta tensión.

En media, la tarifa bajó el 2,2%, aunque para veinte millones de hogares el recibo de la luz se está viendo recortado en unas 3.500 pesetas en el conjunto del 2001. El sector ya se ha hecho a la idea de que todavía le queda al menos un año de contribuir al control del Indice de Precios de Consumo (IPC), pero reclama que de una vez por todas se fije un procedimiento de larga vida, para la determinación de la tarifa, a ser posible vinculado a los costes.

La Comisión Nacional de la Energía, que debe emitir su informe sobre la materia, comparte el criterio de las compañías. Lo lógico es que la fórmula de determinar la variación de la tarifa eléctrica tome en cuenta las condiciones del negocio: el proceso inversor, los costes del dinero, la evolución de la demanda, entre otras variables.

Desde el Gobierno se apuntó la posibilidad de reproducir el modelo de la telefonía fija. A Telefónica se le marca una variación media de los precios con el condicionamiento del IPC menos una determinada cantidad. La empresa puede repartir ese descenso entre productos y servicios según los movimientos que realice la competencia. En la tarifa eléctrica se podría establecer una evolución ligada al IPC. El Ejecutivo propondría que la referencia fuera el objetivo de IPC, y las empresas argumentan que tendría que producirse una actualización anual para repescar el desfase.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones