Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Las empresas eléctricas consideran que el mercado español se encuentra “suficientemente liberalizado”

Afirman que la única traba para el desarrollo de la libre competencia es el actual sistema de tarifas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 17 octubre de 2005
En respuesta al último informe anual de la Comisión Europea (CE) sobre el mercado interior de la electricidad, en el que Bruselas se muestra crítica con la situación española, la patronal eléctrica, Unesa, argumenta que el mercado eléctrico español está "lo suficientemente liberalizado" como para que "múltiples" nuevos agentes hayan entrado a en él y, que por tanto, se puede descartar que existe un problema de estructura en el mismo. En todo caso, Unesa reconoce que el único impedimento para el desarrollo de la libre competencia es el actual sistema de tarifas.

La CE no reconoce suficientemente, según afirman desde la asociación eléctrica, los "importantes" avances realizados en los últimos años en la liberalización del sector y en el impulso del mercado interior. Así, y frente a la apreciación de las autoridades europeas, las compañías aseguran que las posibles deficiencias detectadas en el mercado eléctrico español no se deben a la estructura de su mercado, que ha mejorado "notablemente" en términos de concentración desde el año 2000, con cuota de potencia instalada de las tres primeras eléctricas (Endesa, Iberdrola y Unión Fenosa) que ha pasado del 91% hasta el 69% de la actualidad.

Estructura tarifaria

El problema de la "supuesta lenta liberalización" no radica ni en la falta de competencia entre las empresas, "la cual existe y es bastante agresiva", ni en "posiciones de dominio o situaciones de privilegio" entre agentes de un mismo grupo empresarial, dice la patronal eléctrica. Para Unesa, el bajo grado de movilidad de los clientes eléctricos del mercado regulado al liberalizado se debe a la estructura tarifaria existente en España.

Así, por un lado lamenta que la tarifa eléctrica se fije año a año sin revisiones periódicas, lo que hace que permanezca "insensible" a los cambios que puedan darse en variables que condicionan los costes, como el alza en el precio de los combustibles, clima extremo o indisponibilidad de centrales. A este hecho añade el que el sistema de tarifas integrales se fije de manera independiente a las tarifas de acceso y, sobre todo, al precio del mercado.

Unesa también denuncia que la tarifa integral no obedece al principio de recuperación de costes, manteniendo un tope máximo de crecimiento del 2% anual, lo que genera déficit de ingresos; y que no refleja los costes de servir a cada tipo de usuario, generando márgenes distintos según los clientes y subvenciones cruzadas entre ellos. "Lo anterior explica que, del total de energía del mercado peninsular, sólo un 34% se encuentre efectivamente liberalizada al primer trimestre del año", subraya la asociación eléctrica.

La asociación aboga para solucionar estos problemas por la desaparición de las tarifas integrales, manteniendo sólo la tarifa de acceso y articulando una tarifa "de último recurso" para los clientes domésticos más desfavorecidos. Esta "tarifa refugio" no debería ser una barrera para el desarrollo del mercado, no podría tener carácter social o de subvención y no se tendría que entender como una medida de tipo social para abaratar "artificialmente" la factura eléctrica. Para el periodo transitorio hasta la supresión de los precios regulados, defiende un mecanismo de revisión periódica de las tarifas que incorpore posibles desviaciones de los costes, incluyendo "de forma explícita" el déficit que se pueda generar.

Otra de sus propuestas defiende que se eliminen las asimetrías regulatorias existentes entre el sector gasista y el eléctrico, que permiten un mayor margen de comercialización en el gas. En cuanto a la figura del operador de redes (Red Eléctrica de España), Unesa cree que la legislación española es "totalmente compatible" con las obligaciones que impone Europa en lo referente a su obligación de prestar un servicio público y a la separación de actividades.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones