Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Las rebajas neutralizan el impacto del euro y reducen una décima el IPC de Enero

Los precios acumulan una subida del 3,1% en doce meses

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 23 febrero de 2002
img_ipc_p
El coste de la vida se ha elevado desde el 1 de enero coincidiendo con la puesta en circulación del euro. El transporte, los carburantes, los servicios -en especial, la hostelería- o las comunicaciones telefónicas, por ejemplo, se encarecieron el mes pasado. En algunos casos, de forma muy superior a la habitual al comienzo de cada año. Gobierno, los servicios de estudios de los bancos y los analistas temían un espectacular alza de la inflación. Para sorpresa de los expertos económicos, los precios bajaron en enero una décima. Así se desprende de los datos difundidos ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). La incorporación por primera vez de las tradicionales rebajas al cálculo del IPC -junto a otras novedades introducidas en la elaboración de este índice- camufló todas esas subidas. Repercutiendo en el indicador oficial y no en las carteras domésticas.

Ese cambio en el sistema de cómputo de la inflación tuvo efectos abrumadores, máxime en un mes caracterizado por las rebajas. Su impacto se hizo notar, sobre todo, en apartados como el del vestido y el calzado -que incluye los productos más afectados por los descuentos-, que experimentó una caída del 6,6%. Ese comportamiento restó nada menos que ocho décimas al Índice de Precios al Consumo (IPC).

Composición

El indicador incorpora otras modificaciones, ya que la cesta de la compra que se toma de referencia para el cálculo de los precios se actualiza y en ella ganan peso conceptos como el gasto en los teléfonos móviles y en los ordenadores. Pero con el fin de que estos cambios no distorsionaran la evolución de la serie, el INE calculó, mes tras mes, todos los precios en 2001 según los nuevos criterios aunque los mantuvo en secreto. Se estima, sin embargo, que la comparación entre enero de este año y el de 2001 es homogénea. En concreto, la tasa interanual se elevó al 3,1%. Esta cifra no se puede comparar con el 2,7% con el que se cerró el pasado ejercicio porque ambos datos han sido obtenidos mediante procedimientos distintos.

Para el Gobierno sí es válido ese 3,1% que le permite, además, confiar en alcanzar con relativa facilidad el objetivo de colocar la inflación a medio plazo en el 2,5%. El Ejecutivo también destacó que el IPC armonizado según los criterios de la UE descendió dos décimas, con lo que se estrecha el diferencial con la media de los Doce.

La tasa de inflación subyacente, que excluye los alimentos frescos y los productos energéticos, descendió un 0,5% con lo que la tasa interanual se situó en el 3,6%.

El efecto euro

El efecto euro se diluyó algo en este cúmulo de variaciones, pero aflora, sobre todo, en el 1% de aumento de cafeterías, bares y restaurantes. No obstante, las autoridades económicas se apresuraron a defender que las cifras demuestran que el redondeo de precios por la llegada de las nueva moneda no ha redundado en un encarecimiento de los productos.

Por lo demás, en enero subieron el 4,2% las legumbres y hortalizas frescas; el 1,1% el pescado y el 1% el pan, componentes básicos de la cesta de la compra . También se disparó el precio del transporte público urbano, con un tirón del 4,2 %; y se encarecieron el 1,9% las gasolinas y el gasóleo, el 1% el butano y el 1,2 % las comunicaciones telefónicas.

El nuevo IPC ha agudizado, asimismo, las diferencias por zonas geográficas. Despierta cuando menos curiosidad la variación mensual por comunidades autónomas, que va desde la caída de ocho décimas en Asturias al repunte de medio punto en Baleares.

Etiquetas:

bajada enero IPC

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones