Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Los ancianos con trastornos mentales sufren problemas de ansiedad con la entrada del euro

Tienen miedo a ser engañados cuando van a comprar y se sienten muy inseguros

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 4 marzo de 2002
Uno de cada tres ancianos con trastornos mentales sufre problemas de ansiedad, dudas e inseguridad personal con la introducción del euro y la eliminación de la peseta, según indicó el coordinador de la Unidad de Psiquiatría Geriátrica del Hospital Clínic de Barcelona, Joaquín Pujol. Las personas que tienen más problemas son los pacientes con trastornos de adaptación, afirma este especialista.

Según Pujol, desde que entró en circulación la nueva moneda muchos ancianos con problemas mentales tienen miedo a ser engañados cuando van a comprar y se sienten muy inseguros. "Hay personas que llegan a la consulta con depresiones: se han jubilado y no pueden afrontar la nueva organización familiar", señala Pujol. Para ellos, "cualquier factor externo puede empeorar su situación", añade.

"Para los pacientes con demencia, la introducción de cualquier novedad supone un gran esfuerzo porque les cuesta mucho trabajar la atención, concentrarse y aprender nuevos conceptos", afirma Rosario Sánchez, profesora de Psicología Médica y Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

Esta experta destaca las dificultades que atraviesan, en especial, los enfermos de Alzheimer, ya que "si la enfermedad está muy avanzada, es muy difícil que empiecen a utilizar la nueva moneda". No obstante, Sánchez considera que "es bueno intentarlo", especialmente si se encuentran "en las primeras fases de la afección".

Por el contrario, Pujol considera que los enfermos de Alzheimer deben quedar totalmente al margen de la nueva moneda" porque "aunque estén en los primeros años de la enfermedad no se les puede crear nuevos problemas de aprendizaje". "Si se les intenta enseñar a utilizar el euro fracasarán y la persona será consciente de este déficit, con lo que se puede agravar su situación", opina.

Ayuda familiar

Para enfermos con demencias o retrasos mentales, Sánchez recomienda entrenar al paciente con la ayuda de un familiar o un cuidador, acompañarle a realizar compras, enseñarle a identificar la nueva moneda y a usar los conversores. "De esta forma irán relacionando la moneda con el valor de los productos", apunta.

En cualquier caso, ambos especialistas aseguran que la adaptación de este colectivo al euro será más difícil que para el resto de la población y recomiendan no forzar la situación. En opinión de Pujol, "lo importante es que el enfermo identifique las nuevas monedas, ya que el proceso de conocer el valor exacto del euro será muy variable y dependerá de la capacidad de cada persona y de su nivel cultural".

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones