Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Los Ayuntamientos quieren cobrar a bancos y cajas un impuesto por los cajeros que están en calle

Justifican la tasa en que estas máquinas expendedoras generan gastos adicionales de limpieza y seguridad

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 17 diciembre de 2001
Los ayuntamientos españoles pretenden que bancos y cajas paguen una tasa o impuesto por los cajeros automáticos que estén situados en la calle. Este impuesto variaría desde 10.000 a 60.000 pesetas (entre 60 y 360 euros) por cajero y año según los municipios. En España hay instalados más de 46.000 cajeros de los cuales un 15% está fuera de las sucursales.

Los ayuntamientos de Cádiz y Leganés abrieron la veda y otros grandes municipios ya han aprobado en pleno una tasa para gravar los cajeros automáticos que están en la vía pública. Según los responsables municipales, tanto del PP como del PSOE, estos cajeros generan a los ayuntamientos gastos adicionales en limpieza y seguridad por lo que deben tributar a parte. Un juez de Lérida ya ha condenado al Santander Central Hispano (SCH) a pagar la tasa, al haber recurrido la entidad su cobro.

El caso más llamativo será el de Madrid, cuyo pleno municipal ya ha aprobado una propuesta del grupo socialista para gravar con 25.000 pesetas (150 euros) cada cajero automático que opere en la vía pública. En Madrid existen más de 6.300 cajeros automáticos de bancos, cajas de ahorros y cooperativas de crédito de las tres grandes redes (Servired, Euro 6000 y Telebanco). El ayuntamiento de Madrid espera comenzar a cobrar el impuesto a comienzos del 2003, una vez que se analice su legalidad para evitar retrasos en los tribunales.

Gasolineras también

Otros municipios como el de La Coruña han dado un paso más allá y piensan cobrar una tasa no sólo a los cajeros (24.957 pesetas, 150euros) sino también a los surtidores de gasolina (172.209 pesetas, 1.035 euros) y a otras máquinas expendedoras (1.688 pesetas, 10,15 euros). Estas tasas se revisarán anualmente en función del IPC.

De momento, la patronal bancaria (AEB) ni la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA) han querido interponer recursos de forma conjunta ante los tribunales sino que prefiere que sea cada entidad en cada municipio las encargadas de hacerlo. Aunque no dudan en afirmar que el impuesto es ilegal ya que gravarían por partida doble la actividad bancaria.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones