Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Los billetes de 500 euros en circulación en España representan ya el 63% del efectivo “en papel”

Se sospecha que la economía sumergida está detrás de la fuerte demanda de estos billetes

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 15 agosto de 2006
El uso de los billetes de 500 euros sigue creciendo en España. El pasado julio el número de ellos en circulación -distribuidos, una vez descontados los retirados- ascendía a 106 millones, un millón más que el mes anterior, y su importe total, 52.933 millones de euros, ya representaba el 63% de los 83.491 millones de euros del efectivo "en papel" y el 61% del total de dinero líquido (billetes y monedas).

La progresión ha sido imparable en el último año y medio. En febrero de 2005, los billetes de 500 euros en circulación eran 72 millones, y su importe, 35.998 euros, representaba el 51,7% del efectivo en papel moneda. En apenas 18 meses, esa proporción ha aumentado en más de diez puntos porcentuales. España acoge del orden del 28% de los billetes de 500 euros en circulación en toda la zona euro, cuando el peso económico y monetario del país está en torno al 8% del total.

Ese desequilibrio lleva a sospechar que la economía sumergida está detrás de la fuerte demanda de los billetes de más valor. El actual gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, desde el puesto de secretario de Estado de Hacienda, encargó al servicio de blanqueo de capitales del instituto emisor y a la dirección general del Tesoro que emprendieran una investigación. Según los expertos, la explicación de que España fue el país que menos billetes de 500 euros recabó cuando se introdujo la moneda única no es convincente.

Para la asociación profesional Gestha, que agrupa a los técnicos de Hacienda, la circulación de billetes de elevado valor es reveladora de un alto nivel de fraude fiscal, por tratarse del "instrumento perfecto" para realizar operaciones fraudulentas o cerrar negocios que se pretenden escamotear al Fisco. Los billetes no dejan huella, mientras siempre queda rastro de los pagos con tarjeta, trasferencias, cheques y pagarés.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones