Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Los ciudadanos europeos podrán reclamar a la UE que legisle en ámbitos de su interés

Las iniciativas legislativas populares deberán estar respaldadas por un millón de firmas de ciudadanos de, al menos, siete Estados miembros

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 2 abril de 2012
Desde el 1 de abril, los ciudadanos europeos tienen potestad para solicitar a los órganos de la Unión Europea (UE) que adopten legislaciones de su interés dentro de los ámbitos de competencia comunitaria. Según el Tratado de Lisboa, las denominadas Iniciativas Ciudadanas Europeas tendrán que estar respaldadas por un millón de firmas de ciudadanos europeos pertenecientes, como mínimo, a siete Estados de la UE.

Como paso previo a la presentación de las iniciativas, los ciudadanos deberán crear un Comité de Coordinación compuesto como mínimo de siete personas residentes en siete países distintos de la UE. Cada Comité deberá elegir a un representante y a un sustituyente, que se encargará de gestionar y defender la iniciativa. Las organizaciones no tendrán la potestad de organizar iniciativas aunque sí podrán apoyar las elaboradas por los ciudadanos. Con esta medida, Bruselas pretende limitar posibles presiones de los "lobbies".

Tras comprobar si una propuesta cumple con los requisitos formales exigidos, la Comisión Europea tendrá la potestad de aceptar o rechazar una propuesta en el momento del registro. A partir de ese instante, con su aceptación a trámite, se podrá dar inicio a la recogida de firmas. El Ejecutivo ha explicado que solo rechazará "un número limitado" de propuestas, las consideradas manifiestamente abusivas, frívolas, ofensivas, contrarias a los valores europeos o que se hallen fuera de las competencias comunitarias. "Si existe la mínima duda, la registraremos", asegura la portavoz de Bruselas.

Los ciudadanos dispondrán de un plazo de un año para recabar las firmas exigidas y las declaraciones de apoyo necesarias, que deberán ser certificadas por las autoridades competentes de los Estados miembros. Tal y como ha explicado la Comisión, cualquier persona en edad de votar para las elecciones al Parlamento Europeo puede apoyar con su firma cualquier iniciativa.

Tras la presentación de las firmas, la Comisión Europea dispondrá de tres meses para estudiar la iniciativa y tomar una decisión sobre ella. Durante ese periodo deberá mantener reuniones con los propulsores de la medida para conocer con detalle las peticiones y estos tendrán la potestad de presentar la iniciativa en una audiencia pública en el Parlamento Europeo.

Al final del proceso, el Ejecutivo presentará una propuesta en la que expondrá sus conclusiones y explicará las medidas que tiene previsto adoptar. Bruselas ha matizado que en ningún caso se garantiza la obligatoriedad de legislar sobre las iniciativas presentadas. Su adopción o no dependerá de si se trata de una materia de interés para la mayoría de la población, es proporcional y respeta la subsidiariedad.

El vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Relaciones Interinstitucionales y Administración, Maros Sefcovic, ha anunciado que espera que el nuevo procedimiento fomente la unión y el debate entre los ciudadanos europeos. "Esta medida constituye un refuerzo sin precedentes de la democracia participativa y una potente herramienta en mano de los ciudadanos para determinar la agenda", asegura Sefcovic.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones