Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Los concursos televisivos disparan las reclamaciones de facturas telefónicas

Los sobrecostes en el recibo del teléfono pueden oscilar entre 360 y 720 euros

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 24 marzo de 2002
Consumo destaca que se han disparado las denuncias contra los números de participación, sea con prefijo 906 o con telemensajes, a los que recurren concursos como Operación Triunfo o Confianza ciega, programas de variedades como Noche de Fiesta, sesiones de videncia y adivinanzas sobre teleseries. Este tipo de casos, junto con los vinculados a teléfonos eróticos, ha hecho que desde diversos colectivos se haya pedido a la Administración central una norma que permita al abonado desconectarse de los números 906. La ministra de Ciencia y Tecnología, Ana Birulés, ha aceptado la petición y prepara un proyecto de ley.

La televisión se ha vuelto más interactiva que nunca, aunque a costa del bolsillo de los televidentes y en beneficio de las compañías telefónicas, merced a los llamados «números de valor añadido», como se conocen a los que tienen el prefijo 906.

Las competiciones en las que los ganadores son elegidos por la audiencia, la proliferación de concursos en directo (sobre todo, en las emisoras locales) y las preguntas a la audiencia sobre teleseries (por medio de mensajes de móviles) satura de trabajo a las juntas arbitrales, según responsables del área de Consumo.

«Las denuncias, explican, las presentan abonados que están convencidos de que hay errores en su factura pero, en la mayoría de los casos, se demuestra que no es así y que el sobrecoste corresponde a llamadas efectuadas por familiares».

Esta fuente de reclamaciones se inició con Gran Hermano, se consolidó con El Bus y ha alcanzado su auge con Operación Triunfo. Se sabe cual será el siguiente paso: el director general de RTVE, Javier González Ferrari, ha anunciado que los votos para elegir la canción y el cantante que representarán a España en Eurovisión se realizarán a través de un número 906.

Los programas de variedades como Noche de fiesta o Sabor a tí, los concursos en directo de las televisiones locales (del tipo «adivine el personaje oculto»), así como las adivinanzas sobre teleseries, respondidas a través de mensajes de móviles, también han contribuido al aluvión de reclamaciones. Desde las asociaciones de Consumidores y Amas de Casa se indica que las víctimas suelen ser adolescentes y personas mayores, que son retenidos entre 15 y 20 minutos en cada llamada. Si insisten mucho, los sobrecostes en el recibo del teléfono pueden oscilar entre 360 y 720 euros (de 60.000 a 120.000 pesetas). «El 80% de los que llaman no sabe lo que les cuesta participar», señala un representante de los consumidores.

Casi todas las reclamaciones se resuelven en las juntas arbitrales con un acuerdo para pagar la deuda a plazos, ante la evidencia por parte del abonado de que ha sido un familiar quien ha efectuado las llamadas.

La proliferación de reclamaciones relacionadas con los números 906 ha hecho que se comiencen a adoptar medidas. Por un lado, impedir a las compañías telefónicas la posibilidad de cortar la línea a los abonados que se nieguen a pagar las deudas producidas por llamadas a números con ese prefijo. A partir de ahora, cuando se presente una reclamación contra una deuda originada por un número 906, ésta irá contra la productora de televisión, el adivino o la empresa de contactos eróticos, no contra la compañía telefónica afectada por el impago.

La segunda medida ha sido dirigirse a la Administración central, vía Instituto Nacional de Consumo, para exigir una ley que permita a los abonados desconectarse de los números 906, como se hizo con los 903 (eróticos) hace varios años. El Ministerio de Ciencia y Tecnología ha accedido a hacerlo y ha comenzado a redactar el proyecto.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones