Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Los consumidores que compren con las nuevas tarjetas de crédito de adaptación al euro les puede resultar más caro

Algunas entidades cobran un 12% de interés por pagos aplazados que se pueden hacer sin sobrecoste

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 19 noviembre de 2001
Los bancos y cajas de ahorros han iniciado intensas campañas de márketing no sólo para captar recursos en el último tramo del año sino también para aprovechar la llegada del euro a los monederos de los ciudadanos. Algunas entidades, como la Caja del Mediterráneo, La Caixa y Caja Madrid, han lanzado tarjetas de crédito a la carta aconsejando su uso para evitar confusiones con la entrada de la moneda única europea. Pero la utilización de estas tarjetas puede reportar un encarecimiento de los servicios, no tanto los bancarios como los productos de consumo en sí.

En miles de comercios adheridos a los sistemas de pago de estas tres entidades es posible con las tarjetas actuales adquirir productos de forma aplazada sin pagar intereses del capital. Con las nuevas tarjetas, que se ofrecen como complementarias a las que están implantadas, el interés del capital es del 12% en todos los casos de compras.El uso generalizado del pago con tarjetas de crédito, que es la fórmula recomendada por las entidades financieras para facilitar la transición al euro durante el período de convivencia de las dos monedas, puede causar más de una sorpresa a los clientes de los bancos si no se repara en un detalle. Aparte de la amplia gama de tarjetas de crédito que ya tienen las entidades financieras, se están lanzando estos días al mercado otras fórmulas de dinero plástico a la carta para facilitar la transición al euro y evitar confusiones.

Por ejemplo, en el caso de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), el millón de clientes que utilizan tarjetas de crédito están recibiendo últimamente una carta emitida por la dirección de Márketing en la que se invita a la obtención de la tarjeta CAM Compra Mediterráneo "porque tras el cambio al euro, es el medio de pago más adecuado para evitar confusiones". Esta publicidad explica que con la tarjeta CAM Compra Mediterráneo "no tendrá problemas ni sorpresas ante el cambio al euro, además de facilitarle el control de sus gastos". Esta comunicación no explica cuál será el interés del capital por el pago aplazado de las compras con tarjeta. El director de Márketing de la CAM, Francisco Galiano Aracil, explica que esta tarjeta es un complemento y no sustitutiva de las otras, pero que conlleva un 12% de interés en pagos aplazados.

Se puede comprar a crédito en los comercios y el usuario decide lo que quiere pagar al mes a partir de una cuota mínima de 5.000 pesetas. Además, se pueden realizar amortizaciones de capital anticipadas sin coste alguno y cambiar la cuota abonada sin comisión. El gasto de apertura de la tarjeta es nulo. El cliente puede obtener de inmediato un crédito renovable (revolving) entre 100.000 pesetas y 1 millón de pesetas.

La CAM dispone ya, sin embargo, de otras tarjetas (12 financieras en total) con las que es posible adquirir en comercios a crédito aplazado sin coste alguno de intereses. En miles de comercios adheridos al sistema CAM se puede comprar mediante esta fórmula aplazando el pago entre 3 y 6 meses con créditos de entre 50.000 y 500.000 pesetas. El caso más extendido es el de la tarjeta Mastercard de la CAM.

Esta misma dualidad en el interés del capital a la hora de realizar compras aplazadas con tarjeta en comercios también se produce en La Caixa y en Caja Madrid. En la primera entidad se ha lanzado la tarjeta Visa Gold, que también es de crédito revolving (acumulación de gastos y el cliente decide la cuota que va amortizando cada mes) con algo más de un 12% de interés. Por contra, con la Visa normal y Mastercard de La Caixa, es posible adquirir sin intereses de forma aplazada en los comercios adheridos a la entidad.

Caja Madrid ha lanzado la Maxi Tarjeta, también ante la llegada del euro, que no cobra intereses los tres primeros meses, pero sí el 1% mensual a partir del cuarto mes. La entidad madrileña, sin embargo, ha negado que la utilización de esta nueva tarjeta suponga un mayor coste para sus clientes.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones