Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Los europeos están preocupados por la evolución de la situación económica y social

Los ciudadanos más satisfechos con su situación personal son los nórdicos y los más insatisfechos, los búlgaros, húngaros, griegos y rumanos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 4 febrero de 2010
Los ciudadanos europeos están, en general, satisfechos con su situación personal, pero no tanto en lo que respecta a la economía, los servicios públicos y las políticas sociales en su país, tal como refleja el Eurobarómetro sobre el clima social en la Unión Europea (UE). Este informe también muestra grandes diferencias de opinión entre los países, así, los ciudadanos de los estados nórdicos y de los Países Bajos declaran estar satisfechos con su situación personal, mientras que los niveles más bajos de satisfacción se registran en Bulgaria, Hungría, Grecia y Rumanía.

"Resulta alentador que, a pesar de la difícil situación económica, la mayor parte de los europeos se muestren satisfechos con su vida, aunque existan algunos temores acerca del futuro", declaró Vladimír Špidla, Comisario de Empleo, Asuntos Sociales e Igualdad de Oportunidades de la UE. "El informe muestra una vez más la importancia de nuestros esfuerzos para promover el empleo y el crecimiento en Europa a fin de garantizar el bienestar social de las personas en el futuro. Debemos proseguir con estos esfuerzos como parte de nuestra futura estrategia de cara a 2020 para conseguir que la UE sea una economía social de mercado más ecológica e inteligente", agregó.

El Eurobarómetro recoge que la mayoría de europeos están satisfechos con su vida en general, con un resultado medio de +3,2 puntos (de una escala de -10 a +10). El mayor nivel de satisfacción se registra en Dinamarca (+8,0). Le siguen Suecia, Países Bajos y Finlandia, también con niveles elevados. Los ciudadanos menos satisfechos son los búlgaros (-1,9), seguidos de los húngaros, griegos y rumanos.

En lo que se refiere a los servicios públicos, los europeos están, de media, muy insatisfechos con la manera en que se gestionan sus administraciones públicas ( 1,2 puntos). En todos los países, con la excepción de Luxemburgo y Estonia, los europeos consideran que este capítulo ha empeorado en los cinco últimos años y esperan que vaya a peor (en todos los países excepto Luxemburgo).

Cuando se les pregunta sobre políticas públicas concretas, los europeos están generalmente satisfechos con la atención sanitaria (+1,3 puntos). Los mayores grados de satisfacción se obtienen en Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo (por encima de +5 puntos), mientras que los más bajos se registran en Bulgaria, Grecia y Rumanía (-3 puntos o un resultado inferior).

Los europeos muestran el mayor grado de insatisfacción en lo que respecta a la manera en que se hace frente a la desigualdad y la pobreza en su país (-2 puntos). Sólo en Luxemburgo y Países Bajos se obtuvieron resultados positivos, mientras que los mayores niveles de insatisfacción se produjeron en Letonia y Hungría (-5 puntos o un resultado inferior).

Vivienda

Esta encuesta forma parte del Informe sobre la situación social de la Comisión Europea, en el que se examinan las tendencias sociales en Europa, y que este año se centra en la vivienda. Según este último documento, en la actualidad, los europeos destinan un porcentaje de su renta a gastos de vivienda superior al de hace diez años (casi cuatro puntos porcentuales más), mientras que la deuda hipotecaria se ha incrementado de manera importante en toda la UE.

De media, los europeos gastan una quinta parte de su renta disponible en alojamiento. El alquiler y el pago de la hipoteca solamente representan el 30 % de los costes totales de vivienda en la UE, mientras que el 70 % restante se destina a reparaciones, mantenimiento y combustible. Como consecuencia de la privatización de la vivienda, la mayor parte de las personas que viven en los países de la Europa central y oriental que forman parte de la UE son propietarios de su hogar, y los gastos en reparaciones, mantenimiento y combustible representan aproximadamente el 90 % de los costes totales de vivienda.

En el informe también se analiza la calidad de la vivienda y se observa que muchos europeos declaran que viven en alojamientos precarios, y que más personas con bajos ingresos declaran tener problemas de vivienda.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones