Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Cerraduras

En uno de cada dos robos en viviendas, los ladrones entran por la puerta. Por ello, es importante invertir en una cerradura con garantías

El pasado año cuatro de cada diez personas reforzaron las medidas de seguridad de sus casas. El incremento de los robos llevó a los propietarios a mejorar la protección de sus domicilios frente a los ladrones, para quienes la puerta es la principal vía de entrada. Según el estudio ‘La seguridad en el hogar 2006’, del Observatorio de la Seguridad, los delincuentes accedieron de esta manera al 55,1% de los pisos y al 21% de las viviendas unifamiliares que sufrieron su asalto. Ante estos datos, parece lógico que se opte por convertir la puerta de entrada en la principal barrera para cualquier intruso. Los modelos blindados y las cerraduras con varios puntos de anclaje son la solución más práctica si se quiere evitar robos. Lo habitual es que las puertas exteriores tengan cerraduras embutidas o en cajas, situadas en el lado estrecho de la puerta. Las interiores suelen optar por mecanismos más sencillos, que a menudo se abren con una manilla, aunque también es posible instalar en ellas cerraduras con llave, como ocurre en los armarios.

Tipo de llaves

Las cerraduras más habituales en la puerta exterior de una vivienda son las de borjas y, en mayor medida, las de perfil europeo. Estas últimas tienen un escudo protector, que las hace menos vulnerables a los ataques. Respecto a la llave, es más pequeña y ligera que la de una cerradura de borjas, aunque el precio y el acabado (en latón, acero o níquel) es prácticamente el mismo en los dos casos.

  • Llave plana. Se emplea en cerraduras de perfil europeo. Puede introducirse en el cilindro por ambos lados (reversible) y, según el fabricante, se vende junto con una llave de desbloqueo. Ésta sirve para abrir la puerta cuando, al otro lado, nos hemos dejado una llave puesta. Pueden costar unos 6 euros.
  • Llave de paletón. Es la que se utiliza en una cerradura de borjas. Tiene forma alargada en el centro y dos paletas dentadas en uno de los extremos. Es más pesada que una llave plana. Puede costar entre 4 y 7 euros, aunque los precios varían según el fabricante.
  • De serreta. Esta llave es la más frecuente en portales y cerraduras de sobreponer. Tiene un perfil dentado y su coste es muy barato. Está a la venta desde 1,5 euros.

Trucos y consejos

  • Cuando esté dentro de casa, cierre la puerta con llave y no la saque de la cerradura. Pondrá más dificultades a los cacos.
  • Gire siempre la cerradura hasta que salgan los pestillos y se bloquee la puerta.
  • Una buena cerradura es más efectiva que varios cerrojos. Son más fáciles de abrir.
  • Antes de instalar una nueva cerradura, colóquese frente a la puerta y fíjese si abre hacia la derecha o hacia la izquierda.
  • Si se atasca la cerradura, emplee grafito en polvo para solucionarlo.
  • Cuando la llave se enganche o no abra, pruebe a engrasar la cerradura con aceite o con un spray que encontrará en las ferreterías.
  • No use la llave para tirar de la puerta, emplee la manilla o el pomo.
  • Introduzca la llave por completo en la cerradura antes de abrir.
  • No utilice una llave en mal estado o deteriorada, puede dañar la cerradura.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones