Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Hospedaje para mascotas

Exigir que el centro cuente con el asesoramiento y supervisión de un veterinario es el mejor modo de evitar problemas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 20 junio de 2009
Img perro Imagen: wendy domeni

La oferta de albergue temporal para animales de compañía cuyos servicios e instalaciones satisfagan a los clientes es escasa en España. Aunque la mayoría de los dueños de mascotas desea viajar con su animal favorito, hay ocasiones en las que las condiciones del viaje lo desaconsejan. Esto sucede al emprender viajes lejanos que obligan a enlazar vuelos y cuando ciertas leyes extranjeras complican la admisión de animales dentro de sus fronteras, por ejemplo en las Islas Británicas, cuya normativa legal obliga a demostrar con seis meses de antelación la inexistencia de anticuerpos de la rabia en la mascota. En estas circunstancias, no queda más remedio que buscar un lugar en el que dejar a los animales. No es tarea fácil. No todas las residencias cumplen la normativa ni el nivel de calidad exigido por los dueños; las que lo hacen, tienen casi siempre el cartel de “completo”. La escasez de plazas en estos centros obliga a hacer reservas con mucha antelación (a veces superior a 60 días), sobre todo si la fecha solicitada coincide con vacaciones estivales, fiestas navideñas o festividades locales. Además, dejar al perro o gato supone hacer frente a un desembolso de entre 6 y 15 euros diarios.

A todo lujo

/imgs/2009/06/gato.art.jpgAdemás de lo básico, y para seducir a clientes más exigentes acostumbrados a procurar a su mascota un mimo exquisito, algunos centros ofrecen un trato personalizado. Las residencias más lujosas cuentan con servicio de peluquería y acicalamiento, baños, desparasitaciones externas e internas, hilo musical, venta de accesorios, criadero de razas exclusivas, atención profesional las 24 horas del día, limpieza y desinfección diaria del hábitat de la mascota, y hasta análisis de material fecal, servicio veterinario propio 24 horas y pienso especial de gama alta con gran palatabilidad. También disponen de caniles independientes, con desagüe y bebedero automático, cama diseñada con madera especial antihumedad y calefacción en suelo con control individual, juguetes, pantalla fluorescente para visibilidad nocturna, así como amplios parques de recreo con arena de río para procurar la máxima limpieza y desinfección en las zonas comunes, vigilancia permanente del recinto, e incluso circuito cerrado de televisión o sistema de alarma conectada con central de seguridad. Para no dejar ni un detalle al azar, tienen instalaciones automáticas antimosquitos, instalaciones especiales para el hospedaje en periodo de celo y partos, e incluso cuidados de posparto, lactancia, postoperatorio y cuidados especiales de convalecencia. Otros centros incluyen en su oferta de confort y bienestar masajes, terapias naturales, hidroterapias o bañera de hidromasaje junto con una amplia oferta estética canina y felina: corte de uñas, limpieza de oídos y de glándulas anales. Para garantizar que el animal realice actividad física, hay residencias con polideportivo, piscina y pista de juegos, especial servicio de musculación en espacio para actividades físicas, piscina de baño y chapoteo y rehabilitación en gimnasio o piscina.

Ante la escasez de plazas en las residencias, cobra fuerza la figura del “canguro” a domicilio

El catálogo de ofertas se completa con servicios de educación y adiestramiento: desde el asesoramiento y consejos de educación básicos hasta la promesa de solucionar problemas de conducta, modificación de conductas inadecuadas, cursos de formación para dueños, cursos para cachorros, jóvenes y adultos, terapia de sociabilización, cursos para formar adiestradores profesionales, servicio de reciclaje o servicio de etología (psicología canina). Por otro lado, se imparten cursos de adiestramiento y obediencia, y hay grupos de “agility” (deporte que consiste en que los perros, conducidos por sus guías sean capaces de superar obstáculos. Se practica como ocio o de forma competitiva haciendo que el perro bordee obstáculos siguiendo un orden determinado en un determinado límite de tiempo) y “handling” (preparación de animales para su presentación en exposiciones de belleza). Otros servicios adicionales que sólo ofrecen algunas residencias son guardería de día (09:00 a 18:00 horas), informe diario por correo electrónico o mensaje telefónico, cámara web que permita el seguimiento continuado del cuidado del animal por parte de su dueño, servicio de adopción de mascotas asociado a protectoras de animales, servicio funerario (tramitación de papeleo, sacrificio, incineración y retiro de cenizas) o de agencia de encuentros entre animales para su cruce o servicio a empresas de perros actores.

Canguro a domicilio

Ante la escasez de plazas en las residencias, una solución alternativa que empieza a cobrar fuerza es el cuidado al animal en el propio domicilio. La atención de mascotas en su propia casa establece diferencias entre perros y gatos. En el primer caso, el servicio se cubre con tres paseos al día de unos 20 minutos de duración, y el canguro se compromete a lavar los platos de la comida y agua de la mascota a diario. Si la mascota es un gato, la visita será dos veces al día y se le cambiará la arena y suministrará agua, alimento, arena o medicamentos en la dosis previamente acordada con el cliente. En ambos casos, el servicio se completa con una llamada informativa al cliente al final del día para informar del estado de la mascota. La tarifa media es de 30 euros por día para perros y 20 euros por día para gatos.

El “dog walking” o servicio de paseadores de perros se publicita en la prensa, páginas web, Facebook… y ya se solicita en las áreas metropolitanas de ciudades como Madrid, Valencia o Barcelona, ciudad que reúne un mayor número de clientes. Los paseadores de perros profesionales, importados de ciudades como Buenos Aires, Nueva York o Toronto, aseguran, por 5 u 8 euros la hora, salidas diarias, semanales o mensuales, recogen al animal en su domicilio y ofrecen correas y hasta collares de repuesto, agua, y teléfono móvil para procurar una conexión constante con los clientes que así lo deseen. Además de pasear al animal, lo transportan en vehículos especiales, recogen las heces, lo llevan al veterinario o peluquería, e incluso le dan un baño si así se solicita.

Paginación dentro de este contenido


RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones