Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Aduanas

Su función es determinante para evitar la importación y exportación ilegal de mercancías, así como la falsificación de medicamentos, juguetes y otros productos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 11 enero de 2007

Las aduanas, situadas en aeropuertos, puertos, carreteras y provincias importantes, centran su labor en conocer qué mercancía entra y sale en cada momento, y recaudar el impuesto o la franquicia que conlleva la adquisición de una cantidad determinada, ya sea alcohol, tabaco, perfumes u otros productos. En 2005, las aduanas europeas interceptaron 75 millones de productos falsificados, muchos de ellos eran fármacos para combatir el cáncer o medicamentos tan frecuentes como el paracetamol. Para atajar esta situación, las aduanas de origen y de destino tienen sistemas de comunicación directa que controlan la mercancía durante todo su recorrido y reducen el tiempo de «levante», es decir, el tiempo que pasa desde que una mercancía llega a la aduana hasta que es retirada.

Productos más falsificados

La lucha contra el fraude es una de las metas principales de las aduanas. Sólo en 2005 las aduanas europeas interceptaron 75 millones de productos falsificados, aunque la cifra bajó un 25% con respecto a 2004. En general, se produjo un incremento en las falsificaciones de alimentos y productos textiles (ropa de deporte y de calle), se estancaron las falsificaciones de medicamentos y bajaron las de cigarrillos, DVD, CD y juguetes. En España, las autoridades aduaneras interceptaron 5,5 millones de productos, un 37% menos que en 2004, según datos recogidos por la Comisión Europea. También se registró un incremento en los complementos de marca, como las gafas, y se detectaron hasta cinco millones de productos alimentarios y de bebidas falsas, sobre todo, bebidas alcohólicas, zumos, bebidas energéticas, té y chocolate. El informe de Bruselas de 2005 advierte, no obstante, de que las falsificaciones «más peligrosas» son las de medicamentos e incluye en este grupo a los antibióticos, los fármacos para combatir el cáncer, las pastillas anticolesterol, la viagra (el producto más falsificado) y otros tan comunes como el paracetamol. También los preservativos falsificados aumentaron en 2005 y se localizó un medicamento cardiovascular compuesto de una mezcla de polvo de ladrillos y pintura amarilla utilizada para pintar carreteras.

Respecto al descenso en la falsificación, las mayores caídas fueron para los cigarrillos (-20%), DVD y CD (-50%) y juguetes (-90%). Para el Ejecutivo de la UE la explicación de este descenso parece estar en el mayor uso de Internet (que permite descargarse canciones, programas y películas gratuitamente) y en el interés de los falsificadores «por otros sectores más lucrativos». En España se localizaron 5,5 millones de productos falsificados, lo que la mantiene alejada de otros países como Bélgica (18,9 millones), Alemania (15,4 millones) o Italia (11,6 millones), así como de aquellos que registraron menores cantidades: Polonia (2,6 millones), Grecia (2,59 millones), Reino Unido (2,55 millones), Eslovenia (1,97 millones), Finlandia (1,65 millones) y Hungría (1,33 millones). El resto de Estados miembros de la UE detectaron en las aduanas menos de un millón de productos falsificados.

Por origen, las estadísticas apuntan a China como el país que, un año más, lanzó al mercado la mayor cantidad de productos ‘piratas’. En concreto, el 60% de todos los productos interceptados procedían del sureste asiático, el 10% de Tailandia, el 8% de Hong Kong y el 7% de Turquía, mientras que India comienza a despuntar como un importante origen de medicinas falsificadas. Sin embargo, pese a ser consciente de esta situación, la Comisión Europea reconoce la dificultad de descubrir la vía que siguen los productos para su entrada en la UE, debido al cambio continuo de rutas. En este aspecto, las aduanas cuentan con diferentes sistemas de comunicación entre el origen y el destino de la mercancía, para que este último conozca de antemano la mercancía que va a recibir. El coordinador de Gestha en la aduana de Valencia, José María Jiménez Iglesias, explica que para las operaciones intracomunitarias se recurre a la declaración Intrastat, que recopila las operaciones que se realizan durante un mes entre los Estados miembros. Para los tránsitos cuyo origen no es comunitario se utiliza al sistema NTCS (New Control Transit System), que permite la comunicación directa entre la aduana de origen y la aduana de destino. «Los datos de la mercancía que sale del lugar de origen se cargan en un sistema informático común para que la aduana de destino esté avisada de lo que le va a llegar. Una vez que recibe la mercancía, avisa de que ya la tiene a través del mismo sistema y queda constancia de que la mercancía ha llegado a su lugar de destino», precisa Jiménez Iglesias. El sistema NTCS permite, de esta manera, reducir tanto los tiempos de levante de la mercancía como los de respuesta de la aduana de destino. «Además, si la aduana de destino no recibe la mercancía, avisa de ello. El espíritu y el objetivo es que la mercancía esté controlada en todo momento», recalca.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto