Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Casas de empeño

Entregar bienes valiosos en una casa de empeños supone obtener dinero inmediato, pero la tasación es del 60-75% sobre su valor real y se paga hasta el 25% de intereses

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 7 diciembre de 2007
Img perlas listado Imagen: Pam Roth

Tal vez se ha visto alguna vez en la tesitura de necesitar dinero con urgencia y no encontrar manera de obtenerlo. Ya no puede recurrir a más créditos, pero tiene bienes de los que poder sacar alguna rentabilidad: alhajas, relojes de gran valor… Si se desea conseguir dinero entregando alguno de estos objetos como garantía tiene dos opciones: acercarse a los Montes de Piedad de las Cajas de Ahorro, o bien acudir a la mediación de negocios independientes -entre los que se encuentran incluso algunos locutorios- que se dedican a dar créditos a cambio de alhajas u otros bienes, las tradicionales casas de empeño. Estas entidades son similares a los Montes de Piedad en su funcionamiento, aunque se diferencian, entre otras cosas, por la menor cuantía del préstamo sobre el valor real de los bienes, los elevados intereses (entre el 10% y el 25%) y porque aceptan objetos de valor de diversa índole como garantía de los préstamos que otorgan: metales preciosos, electrodomésticos, cámaras digitales o de vídeo, ordenadores y hasta automóviles.

La clientela

Los principales clientes de las casas de empeño son las amas de casa con edades comprendidas entre los 35 y los 50 años. Además, inmigrantes -los más asiduos-, jubilados y empresarios con problemas financieros recurren de manera regular a los servicios de estas empresas, que en muchos sentidos se parecen a los Montes de Piedad. ¿Cuéles son sus principales diferencias?

Los intereses que se cobran a los prestatarios y los beneficios que obtienen son las diferencias más acusadas entre los servicios que ofrecen unos y otras. Por ejemplo, en los Montes de Piedad, los objetos que no fueron recuperados por sus clientes se subastan, pero si éstos son vendidos a un precio mayor de la cantidad prestada, incluyendo los intereses, las entidades se comprometen a abonar esa ganancia a los prestatarios, según datos de la Confederación Española de Cajas de Ahorros.

En cambio, las casas de empeño pueden comercializar libremente los objetos de valor que sus clientes no pudieron recuperar y no darles ninguna retribución si los llegan a vender por un cantidad más alta que el dinero prestado. Además, se diferencian en el valor de tasación de los bienes, y el el interés que cobran, má elevado en las casas de empeño, donde oscilan entre el 10% y el 25%.

Empeñar tecnología

Las casas de empeño solicitan ciertos requisitos a sus clientes cuando desean empeñar objetos diferentes a las alhajas y metales preciosos. En el caso de la tecnología o los electrodomésticos, sólo se aceptan objetos que tengan menos de 12 meses de vida, y que estén en buenas condiciones. Los ordenadores tienen que tener un máximo de un año de antigüedad, las cámaras de vídeo y las de fotografía digital, menos de seis meses porque la tecnología se devalúa rápidamente, según indican desde la casa de empeño Eurosya, una de las pioneras en aceptar coches y tecnología como garantía de los prestamos que otorga.

Además, en algunos casos, estas entidades pueden solicitar la factura de los objetos o cualquier comprobante de que fueron comprados por el prestatario, para evitar que se trate de objetos robados. Así se procede en algunas entidades como los establecimeientos Cash Converters.


Si se empeña un automóvil o una moto, el prestatario puede continuar usándolos hasta saldar definitivamente la deuda

En el caso de que el objeto que se quiere empeñar sea un automóvil o una moto, el interesado deberá presentar en la casa de empeño su DNI y su permiso de conducir, así como toda la documentación del vehículo (factura, permiso de circulación, seguro, etc). El vehículo, además, no debe tener más de 10 años de antigüedad. A la hora de poner el coche, la moto o una embarcación como garantía de un préstamo, el prestatario puede seguir usándolos, pero en caso de que no pueda pagar la deuda ni los intereses en el tiempo estipulado por el contrato, los vehículos serán embargados por la entidad.

Se trate de joyas o de otro tipo de bienes, las casas de empeño están obligadas por ley a enviar a la Policía un listado de todas las operaciones que realiza, para evitar que dichos objetos provengan de robos o actividades ilícitas.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones