Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Consulta legal: daños tras una caída en una fiesta

Se lesionó al resbalar en un baile, pero el local dice que la caída fue fortuita

img_cotillon 2

En una celebración fuimos a un hotel para una cena con baile. El caso es que un familiar resbaló en el salón y tuvieron que llevarle en ambulancia al hospital con daños en la mandíbula. Hemos reclamado al establecimiento, pero dicen que la caída fue fortuita y que su seguro no se hace responsable. El suelo estaba resbaladizo, no sé si por bebidas derramadas. ¿Tenemos derecho a reclamar?

El hecho de resbalar y sufrir una caída en el interior de un hotel u otro establecimiento no determina la responsabilidad del hotel. Podría ser un hecho fortuito, sin culpa ni negligencia del establecimiento hotelero o de sus empleados. El usuario debería, con el fin de que su reclamación de daños y perjuicios prosperase, acreditar la negligencia del local en el cuidado y en la falta de medidas adoptadas para evitar sucesos como el que plantea al exponer el caso.

Hay que probar que la causa de la caída fue un pavimento resbaladizo porque se derramó líquido y no se limpió

Debería probar la causa de la caída, que el pavimento era o estaba resbaladizo, que se habían derramado líquidos y no se recogieron y limpiaron. El Tribunal Supremo, en sentencia de 11 de septiembre de 2006, dijo en un caso similar que esta prueba era imprescindible, pues no todas las caídas que acontecen en el interior de un local deben imputarse a la responsabilidad de su propietario.

En una sentencia anterior, del año 1994, también el Supremo señaló que el hecho de tener un restaurante abierto al público no puede considerarse en sí mismo una actividad industrial creadora de riesgo, de tal modo que todo lo que le ocurra a un cliente dentro de él es responsabilidad de su dueño. Una caída puede entrar en el círculo de acontecimientos normales y frecuentes de la vida, y no tiene que originarse necesariamente por la actividad que se desarrolla en el local. Si el daño tuviese esa relación con tal actividad (como en el caso de una explosión de gas de las cocinas o alimentos en mal estado) podría aceptarse la teoría del riesgo empresarial, pero no en todo caso y circunstancia.

Si el suelo estaba húmedo o resbaladizo como consecuencia de restos de comida y bebida caída en el mismo y no recogidos, el cliente tiene que probarlo mediante pruebas testificales. Y hay sentencias favorables a clientes que así lo hicieron, como la dictada por la Audiencia Provincial de Alicante de 17 de julio de 2008. Imputó responsabilidad al titular de un establecimiento por una caída padecida en una discoteca al descender por una escalera con el pavimento húmedo y resbaladizo.

La Audiencia Provincial indicó que los invitados bailaban junto a la escalera con los vasos de bebida en la mano, por lo que se derramaban líquidos y el suelo se tornaba resbaladizo, sin que ninguno de los empleados procediera a su limpieza. Fue significativo que, tras el accidente en cuestión, la empresa decidiera cerrarla al público y acordara colocar sobre la misma una cinta antideslizante de la que carecía anteriormente.

Otra sentencia, de la Audiencia provincial de Jaén de 31 de enero de 2001, también se pronunció a favor del usuario. Un invitado a un banquete de bodas sufrió un resbalón como consecuencia de las bebidas esparcidas por la pista de baile y vio estimada su demanda por aplicación de la Ley de Consumidores y Usuarios, en cuya virtud los profesionales y empresas son responsables de los daños causados al consumidor, a menos que conste que han cumplido las exigencias y requisitos reglamentariamente establecidos y los demás cuidados y diligencias que exige la naturaleza del producto, servicio o actividad.

La Audiencia entendió que los empleados del local deberían haber extremado los medios para evitar el riesgo derivado de los líquidos esparcidos en la pista de baile, al impedir a los invitados acceder a ella con consumiciones en la mano o al permanecer atentos para limpiar y secar cualquier liquido que pudiera derramarse.

Para el caso concreto que comenta el usuario, sería recomendable que consultase con un abogado.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones