Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Consultorio legal: al alquilar un piso ha tenido que pagar el alta de la luz, pero duda de si el propietario debería correr con el gasto

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 5 octubre de 2010
Img contador Imagen: Certo Xornal

He alquilado una vivienda. Al hacerlo, he tenido que solicitar el alta de suministro eléctrico y pagar por ello. He reclamado al propietario, pero me ha explicado que debo abonarlo yo. ¿Quién de los dos tiene que cargar con este gasto?

La Ley de Arrendamientos Urbanos establece que los gastos por servicios con que cuente la vivienda que se alquila, y que se individualicen mediante aparatos contadores, serán del arrendatario. Por ello, el pago de estos servicios corre a cargo del inquilino, incluso si no consta en el contrato. En cambio, respecto al pago de los gastos por darse de alta en el suministro eléctrico hay dudas. En este caso concreto, debe leer con detenimiento el contrato y, si en él no consta nada al respecto, lo más conveniente es alcanzar un acuerdo con el arrendador.

Si en el contrato no se hace mención expresa y no se alcanza un acuerdo con el propietario de la casa -como pago compartido-, se puede entender que no hay un incumplimiento por parte del dueño que entrega la vivienda sin alta en este suministro y que, por tanto, el abono corresponde al inquilino.

Conviene leer con detenimiento el contrato y alcanzar un acuerdo con el arrendador

La Ley de Arrendamientos Urbanos considera que el arrendamiento de vivienda recae sobre una edificación habitable cuyo destino sea satisfacer la necesidad permanente de vivienda del arrendatario. Este requisito de habitabilidad queda cumplido cuando la entrega de la vivienda se realiza con las instalaciones adecuadas para poder disfrutar del suministro eléctrico y darse de alta en él.

En el caso que se refiere, no sucedía que la vivienda no contara con instalaciones en buen estado, nada impedía el alta en el servicio ni el inquilino se veía obligado a realizar obras. Todas las instalaciones eran correctas y sólo faltaba solicitarlo y abonar el precio correspondiente.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones