Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Las OMIC

La instancia pública más inmediata para la defensa de los consumidores está en el Ayuntamiento

OMIC y asociaciones de consumidores

Desde el Institut Català del Consum, Mercè Casas define a las asociaciones de consumidores como «organizaciones privadas, de interés público» y cree que tanto unas como otras «resultan totalmente compatibles y necesarias para confluir en un objetivo común: proteger de forma global los derechos de los consumidores».

El consejo general es que cuando un ciudadano tenga un problema de consumo no debe dudar y acudir a reclamar, bien sea a una OMIC, a una asociación de consumidores o a las oficinas comarcales o de la comunidad autónoma. No debe olvidar llevar toda la documentación de que disponga para que la consulta sea lo más fructífera posible, pero debe tener en cuenta algunas diferencias importantes:

  • Las OMIC tienen carácter público y las asociaciones, privado.
  • Algunos de los servicios que ofrecen las asociaciones coinciden con los de las OMIC, por ejemplo los de información y asesoramiento, pero destacan aquellos que prestan sus servicios para la defensa jurídica, tanto individualizada como colectiva. Es decir, las asociaciones de consumidores están legitimadas para representar a los ciudadanos ante los tribunales.
  • Las OMIC tienen capacidad sancionadora e inspectora, las asociaciones, no.

En este sentido, la Federación de Consumidores en Acción (FACUA) considera que las OMIC deben reconvertirse para que la atención a las consultas y reclamaciones de los consumidores se lleve a cabo a través de convenios de colaboración entre los ayuntamientos y las asociaciones de consumidores. FACUA aboga para que los técnicos municipales dediquen sus esfuerzos a funciones más propias de las administraciones públicas, como el control del mercado o las inspecciones en establecimientos. «No es razonable que las oficinas municipales desarrollen las labores de atención a los consumidores propias de las asociaciones. Es casi tan ilógico como que una administración pública ponga en marcha una oficina de información al trabajador para suplir la labor que desempeñan los sindicatos», declara Rubén Sánchez en nombre de la Federación.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones